IHS se fusiona con Markit para competir con Bloomberg

La sociedad combinada tendrá su sede fiscal en Londres para ahorrar impuestos

Varios corredores de bolsa trabajan en la Bolsa de Nueva York EFE

La carrera por alcanzar a Bloomberg y Thomson Reuters en el negocio de la información financiera está lanzada. El grupo estadounidense IHS Global Insight se fusiona con la firma de análisis británico Markit en una operación valorada en 13.000 millones de dólares. La combinación tiene, además, un componente fiscal que hace más atractiva la unión, ya que la sociedad emergente tendrá sede en Reino Unido.

IHS y Marlit distribuyen a inversores, firmas financieras y agentes bursátiles información, datos y análisis para apoyar sus estrategias. Es una industria muy competitiva que integran firmas como Dealogic, FactSet, Morningstar, Moody´s Analytics o S&P Capital IQ. “Nuestra base de clientes se complementa y cubre diferentes industrias”, afirma Jerre Stead, presidente ejecutivo de IHS Global.

La unión de IHS y Markit podría iniciar un proceso de consolidación industria de la distribución de datos, un negocio dominado por Bloomberg y Thompson Reuters. La nueva sociedad, que se llamará IHS Markit, tendrá unos ingresos conjuntos por valor de 3.300 millones de dólares anuales. En la actualidad suman más de 50.000 clientes en 140 países, incluidas empresas del Fortune 500.

Markit, duela del índice PMI, es una empresa relativamente joven. Comenzó algo más de una década con un servicio para fijar el precio de derivados y de ahí creció con rapidez en el sector de la inteligencia financiera. La compañía cotiza en el Nasdaq hace dos años, donde tiene una capitalización bursátil que ronda los 5.700 millones. Recientemente adquirió DealHub y CoreOne.

La integración se espera esté concluida en la segunda mitad del año. La compañía combinada tendrá un peso relevante en los mercados de energía, servicios financieros y transportes. Aunque la operación se vende como una fusión entre iguales, en realidad es la estadounidense la que absorbe a su rival británica. Los accionistas de IHS controlarán el 57% de la sociedad emergente.

Ventaja fiscal

Es una fórmula similar a la que acaba de emplear la farmacéutica Pfizer en la operación con Allergan, la dueña de Botox, para reducir la carga fiscal y que está generando una fuerte oposición política en plena campaña electoral en Estados Unidos. Lance Uggla, presidente ejecutivo de Markit, señala que esta transacción en necesaria para competir en un negocio en constante transformación.

La sede corporativa y fiscal de IHS Markit está en Londres, aunque afirman que mantendrán “ciertas operaciones clave en Englewood (Colorado). Stead será el consejero delegado y presidente del consejo de administración. Al ahorrar impuestos, explican sus ejecutivos, podrán invertir en nuevos productos para generar más oportunidades de negocio. Es el argumento que utilizó Pfizer.