Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Banco Central chino advierte del alto nivel de deuda privada

"Los préstamos sobre el porcentaje del PIB, especialmente en los préstamos corporativos, es demasiado alto”, declaró el gobernador

El gobernador del Banco Popular de China, Xiaochuan Zhou, saluda a la directora gerente del FMI, Christine Lagarde Getty Images

El gobernador del Banco Popular de China, Zhou Xiaochuan, ha lanzado una advertencia sobre el alto nivel de endeudamiento corporativo en su país. La máxima autoridad monetaria del gigante asiático ha puesto el foco sobre la alta deuda de las empresas señalando que el ratio que mantiene sobre el producto interior bruto del país es muy alto.

“El peso de los préstamos sobre el porcentaje del PIB, especialmente en los préstamos corporativos, es demasiado alto”, declaró Zhou en un foro sobre desarrollo celebrado en Pekín. Según los cálculos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la deuda corporativa en china ha crecido hasta el 160% del PIB.

Antes que Zhou, había hablado en el mismo foro el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, quien había apuntado a los sectores del cemento, acero, carbón y vidrio como los que concentran un mayor nivel de apalancamiento. Ante esto, el dirigente mexicano instó a las autoridades chinas a actuar ante este riesgo a corto plazo.

Además de estas advertencias, Zhou, en su discurso, habló de que los servicios financieros chinos son insuficientes y dijo que su país todavía necesita regulación para protegerse frente al exceso de apalancamiento en moneda extranjera.

Transición con baches

Zhou ha hablado en la segunda jornada de un foro de tres días, en el que están participando algunos de los ejecutivos más conocidos del mundo, como Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, o Sergio Ermotti, de UBS. En el evento, los líderes chinos han tratado de lanzar el mensaje de que su país —que se encuentra en un momento de desaceleración del crecimiento económico— iba a continuar con las reformas estructurales necesarias.

“Esta transición va a ser buena para China y va a ser buena para el mundo”, proclamó la recién reelegida directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, también presente en el foro. “Al igual que cualquier transición, esta no va a producirse sin algunos baches en el camino”, dijo. China debe encontrar “un delicado equilibrio” entre conseguir un crecimiento más sostenible y avanzar en las “necesarias reformas”. Y citó tres políticas “imperativas”: la apertura, la reducción de la brecha entre pobres y ricos, y la inversión en I+D.

 

Más información