Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los sueldos suben un 1,7% a finales de 2015 y ganan poder adquisitivo

Los trabajadores recuperan capacidad de compra al caer los precios. El sueldo medio, sin descontar impuestos, aumenta hasta los 2.026 euros

Un operario en una fábrica de coches

Los costes labores y los sueldos han recuperado el pulso en 2015. A comienzos del año ya dieron una señal en ese sentido, y a finales lo han vuelto a hacer. Entre octubre y diciembre pasado unos, los costes totales de la mano de obra, crecieron un 1,2%, hasta situarse en una media de 2.671,39 euros al mes. Los otros, los salarios, todavía subieron más, un 1,7%, que dejó la remuneración media por trabajador en 2.026,14 euros (sin descontar impuestos), según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Este último dato supone que a finales del año pasado los salarios ganaron dos puntos de poder adquisitivo, ya que entre octubre y diciembre los precios cayeron una media del 0,3%.

Todas las estadísticas y registros que hay en España sobre la evolución de los salarios muestran que se están recuperando. No llegan a los incrementos de los primeros años de la crisis. Sin embargo, ya se multiplican las pruebas de que los sueldos recuperan fuelle. Al incremento del 1,7% que arroja la encuesta trimestral de coste laboral del último trimestre del año pasado, hay que sumar el registro de convenios ya arroja aumentos pactados de remuneraciones por encima del 1%. Las cifras de Hacienda sobre las grandes empresas, por su parte, incluso dan incrementos mayores. Y hace pocos días, el índice de coste laboral armonizado, daba un incremento del 1,8%.

A pesar de este incremento, el incremento de salarios todavía no se acerca a las cifras marcadas en 2009, cuando el menor aumento (el de último trimestre) fue del 2,5%. Poco después, a comienzos de 2010, los sindicatos y los empresarios firmaron el primer pacto de moderación salarial de la crisis, al que sucedió en 2012 otro en que prácticamente se firmó la congelación de sueldos. Posteriormente, la reforma laboral introdujo mecanismos legales que todavía debilitaron más la posición de los sueldos. No obstante, donde más se ha notado la devaluación salarial, más que en las diferentes series estadísticas de los últimos años es en los contratos nuevos, en los que las remuneraciones han llegado a caídas muy significativas.

La debilidad de los sueldos en los últimos años ha sido más llevadera por la caída de los precios en los últimos años. Eso ha permitido incluso ligeras ganancias de poder adquisitivo en algún momento. Y ahora que los salarios recuperan impulso y el IPC sigue tan débil, las ganancias de poder adquisitivo son incluso mayores.

También los detalles de la encuesta divulgada van en ese sentido. De hecho, el incremento de finales de 2015 es el mayor desde el mismo periodo de 2009 si se descuenta de la estadística el efecto que tuvo la suspensión de la paga extra a los funcionarios de 2012 y su posterior incorporación a la estadística, de nuevo, en 2013. Lo que provocó un incremento del 2,5%.

Hay más datos que apuntan en ese sentido. Entre ellos están las cifras desestacionalizadas, en las que mediante fórmulas matemáticas se limpian de las cifras brutas los efectos propios del calendario, con incrementos del 1,1% en los costes laborales totales y del 1,6% por lo que toca a los salarios. También la evolución del coste por hora está en el mismo sentido.

El menor aumento del coste laboral agregado respecto de los salarios se debe al componente llamado “otros costes” por el INE, 645,25 euros mensuales que suponen una reducción del 0,3% sobre el mismo periodo del año anterior. Esta cantidad se desglosa en tres puntos: el primero son las cotizaciones (590,9 euros) y el segundo las remuneraciones no salariales (otros 73,7 euros). A la suma de ambas cantidades hay que restar las subvenciones y bonificaciones a la contratación, que descuentan 19,4 euros.a van en ese sentido. De hecho, el incremento de finales de 2015 es el mayor desde el mismo periodo de 2009 si se descuenta de la estadística el efecto que tuvo la suspensión de la paga extra a los funcionarios de 2012 y su posterior incorporación a la estadística, de nuevo, en 2013. Lo que provocó un incremento del 2,5%.

Hay más datos que apuntan en ese sentido. Entre ellos están las cifras desestacionalizadas, en las que mediante fórmulas matemáticas se limpian de las cifras brutas los efectos propios del calendario, con incrementos del 1,1% en los costes laborales totales y del 1,6% por lo que toca a los salarios. También la evolución del coste por hora está en el mismo sentido.

El aumento de sueldos es mayor que el del conjunto de los costes laborales, donde también se incluyen las cotizaciones (590,9 euros) y las remuneraciones no salariales (73,7 euros), y se descuentan las bonificaciones y subvenciones a la contratación (19,4 euros).

Más información