Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Ana Botín reclama un acuerdo político en España “cuanto antes”

El Santander crea de nuevo el consejo asesor internacional, año y medio después de disolverlo

Ana Botín, presidenta del Banco Santander, en Santander (España) el 18 de marzo de 2016. Getty Images

Ana Botín, presidenta del Santander, afirmó este viernes en la junta de accionistas que "el entorno político" afecta al crecimiento. "Esperamos que cuanto antes haya estabilidad política para que las empresas se animen a invertir, la gente compre casas, llegue la confianza necesaria y se cree empleo", defendió. Pidió que empresas y Gobiernos trabajen juntos para aumentar la confianza y mejorar la economía. El banco anunció que rescata el consejo asesor internacional, eliminado en 2014. Lo presidirá Larry Summers, exsecretario del Tesoro de EE UU.

Durante su discurso, la presidenta de uno de los mayores bancos del mundo, apenas hizo referencias directas a la situación política de España. Siempre explica que no le gusta hablar de política porque lo suyo es dirigir la entidad. Sin embargo, durante las respuestas a uno de los 24 accionistas que intervinieron, pidió un acuerdo "cuanto antes" para fomentar la inversión y revitalizar la economía. Durante la presentación de resultados, en febrero, admitió que "el teléfono suena menos", en referencia a que se estaban parando inversiones desde que no había Gobierno.

En línea con el argumento, en el discurso admitió que "los bajos precios del petróleo favorecen al consumidor y las empresas". Sin embargo, avisa: "Para que estos ahorros se traduzcan en un incremento del consumo y la inversión, necesitamos aumentar la confianza. Es nuestra responsabilidad como empresarios trabajar conjuntamente con los Gobiernos para lograr este objetivo".

El potencial de España

Botín enmarcó primero esta afirmación en Europa, aunque después citó expresamente a España, y comentó que la situación "ha mejorado mucho en los últimos años". Añadió: "Confío en que la recuperación económica continúe. Se ha hecho mucho y queda mucho por hacer". Insistió en que es necesario "seguir reforzando el clima empresarial". "España y los españoles somos mejores de lo que pensamos. Tenemos que creer más en nosotros mismos, en nuestras habilidades, logros y potencial", dijo. La frase fue muy aplaudida por accionistas y empleados, que abarrotaron la sala del Palacio de Exposiciones de Santander, las cuatro horas y media que duró el acto.

Por otro lado, Ana Botín anunció la creación de un Consejo Asesor Internacional, presidido por Larry Summers, ex secretario del Tesoro de Estados Unidos. En noviembre de 2014, cuando la presidenta llevaba poco más de un mes en el cargo, disolvió este consejo, del que formaba parte Rodrigo Rato, imputado en el caso Bankia y en las tarjetas black. Rato había sido fichado en septiembre de 2013 para este consejo por Emilio Botín. El perfil de los consejeros del organismo recuperado es ahora claramente digital.

En la junta de accionistas de 2015, la caída del dividendo fue motivo de fuertes quejas. Este año hubo menos protestas, pero se hicieron notar. Otros accionistas lamentaron la caída de la acción en Bolsa. El Santander, que ganó 5.966 millones en 2015, un 3% más, ha descendido en el parqué en el último año un 30%, mientras que el Ibex 35 lo ha hecho en un 18%. Botín lo achacó a las dudas sobre Brasil. No obstante, remarcó su apuesta por este convulso país. "Brasil ofrece una oportunidad clara a largo plazo", afirmó con rotundidad.

Ante la pregunta de un accionista británico, Botín aseguró que la entidad está preparada si Reino Unido decidiese salir de la UE (el llamado Brexit), lo que afectaría a su filial, el quinto banco de ese país y la división más rentable del grupo. La presidenta dijo que era mejor la permanencia del Reino Unido en la UE, tanto para Europa como para los ciudadanos británicos, pero que han diseñado "planes de contingencia" para afrontar la posibilidad de cambio.

Botín, que remarcó su orgullo de pertenencia a Santander y el empleo que crea en la Comunidad, comentó que el objetivo es incrementar la cuota de mercado con más rentabilidad, pero que no descartaba "adquisiciones, como las de Portugal, que complementen nuestras franquicias, si tienen encaje estratégico y financiero". No obstante, el capital sigue como uno de los objetivos clave de futuro por lo que no podrán ser compras grandes.

La próxima junta subirá un 5% el dividendo

La presidenta del Santander anunció a los accionistas que el consejo propondrá en la próxima junta una subida del 5% del dividendo total con cargo a los resultados de 2016 y del 10% de la retribución en efectivo. El dividendo total ascenderá a 21 céntimos de euros por acción, de los que 16,5 céntimos se abonarán en efectivo y 4,5 céntimos se podrían elegir entre acciones o metálico.

La junta celebrada este viernes aprobó la ampliación de capital para atender a ese futuro dividendo en acciones. Botín defendió esta subida "a pesar de la dificultad del entorno" y recordó que el banco pagará 2.875 millones en dividendos con cargo a 2015.

De esta forma, el Santander cumple el compromiso anunciado en septiembre de 2015 en Londres que consistía en elevar el dividendo y el beneficio por acción durante los próximos tres años de forma que para el 2018 el crecimiento fuera del 10% como mínimo. Este aumento del dividendo llega después de que Botín redujera el dividendo de 2015 un 66,6% (de 60 a 20 céntimos), aunque se pasó a pagar en metálico tres cuartas partes del mismo.

La mayor parte de las críticas a esta medida por parte de los accionistas se basaron en que contaban con estos ingresos para sus gastos habituales. "No para llegar a fin de año, sino para llegar a fin de mes", dijo uno de ellos.

Los problemas del banco en Estados Unidos centraron algunas críticas. La presidenta afirmó que el nuevo equipo dará la vuelta a la situación, que se enderezará a partir de 2017. Botín anunció la reducción de los costes del equipo directivo en un 30% (30 millones) para 2016.