Selecciona Edición
Iniciar sesión

China registra la mayor subida en el precio de la vivienda en casi dos años

Las medidas gubernamentales para la reactivación del sector, clave para la segunda economía mundial, empiezan a dar sus frutos

Varios complejos residenciales en Shanghái. Vídeo: CNBC / Foto: Reuters

China registró en febrero la mayor subida mensual del precio de la vivienda nueva urbana en casi dos años —desde marzo de 2014— con alzas en 47 de las 70 principales ciudades del país, frente a las 38 del mes anterior. Los datos publicados este viernes por la Oficina Nacional de Estadísticas muestran cómo cada vez más urbes chinas se suman a la tendencia alcista de los últimos meses, encabezada por las ciudades de mayor tamaño.

Shenzhen (sureste del país), con un ascenso de un 3,6% respecto a enero, experimentó la subida de precios más pronunciada en febrero, seguida por Shanghái (este), con un 2,9%, Nankín (este), con un 2,7%, y Pekín (noreste) y Hefei (este), ambas con un 2,3%. Un total de 15 ciudades registraron caídas en los precios de la vivienda nueva en febrero, frente a las 24 en que bajaron en enero, mientras que en ocho permanecieron estables.

La oficina china de estadísticas no divulga un porcentaje global de variación de precios de la vivienda en todo el país, y se limita a dar a conocer los cambios interanuales e intermensuales de los precios en las 70 principales ciudades como indicador de la evolución del mercado inmobiliario.

Este dato confirma el reciente cambio de tendencia en los precios de la vivienda. En China no se había producido un incremento tan generalizado de los precios de la vivienda nueva desde que subieron en 56 de las 70 mayores ciudades del país en marzo de 2014, justo antes de que el sector registrara un enfriamiento progresivo que duró hasta la segunda mitad del año pasado.

Ante este parón que sufrió el mercado inmobiliario —uno de los principales motores económicos de China, junto con el sector exterior, también en problemas, y la inversión pública— entre la segunda mitad de 2014 y la primera de 2015, el Gobierno tomó varias medidas para incentivar la compra de viviendas. Los tipos de interés bajaron en varias ocasiones para estimular el crédito de la banca; los impuestos sobre las transacciones inmobiliarias se redujeron e incluso, en febrero, el banco central relajó las normas sobre el pago inicial para la compra de vivienda. Todo ello parece haber contribuido a la firme recuperación del sector en un momento en el que persisten las dudas sobre la salud de la segunda economía mundial.

El repunte en las compras de vivienda nueva en el gigante asiático también se observan en los datos interanuales, que reflejan aumentos de precios más acentuados aunque no tan extendidos. Respecto al mismo mes del año anterior, los precios subieron en 32 ciudades —en seis de ellas, a doble dígito—, descendieron en 37 y se mantuvieron sin cambios en una.

Shenzhen fue, también en esta medición, la ciudad donde más se encareció la vivienda nueva el mes pasado, ya que los precios se incrementaron en un 57,8% con respecto a febrero de 2015. En Shanghái los precios aumentaron un 25,1% interanual, en Pekín, un 14,2% y en Cantón, un 11,9%, con lo que fueron las ciudades de mayor tamaño las que encabezaron las subidas de precios.

El pasado martes, el ministro de Vivienda chino, Chen Chenggao admitió que hay 739 millones de metros cuadrados de viviendas sin vender en el país, pero aseguró que el mercado se mantiene estable y que la gran afluencia de inmigrantes rurales a las ciudades contribuirá a absorber el inmenso volumen de casas construidas.