Selecciona Edición
Iniciar sesión

Abengoa pide a sus acreedores una prórroga de siete meses

La compañía pretende que el 60% de los propietarios de su deuda se comprometan a no reclamar ninguna medida en ese plazo

El campus Palmas Altas, en la sede de Abengoa en Andalucía. Reuters

Abengoa ha solicitado a sus acreedores financieros que se adhieran a un contrato de espera o standstill de siete meses para el cobro de sus deudas, y renuncien a la posible activación de cláusulas de impago que conduzcan a la resolución o vencimiento de sus financiaciones, según ha comunicado este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La petición se dirige, por un lado, a los titulares de once emisiones de bonos (en dólares y en euros) por un importe total cercano a los 4.500 millones de euros. El plazo límite que tienen los bonistas para adherirse a este compromiso de prórroga es el próximo 23 de marzo. La petición también atañe al resto de acreedores financieros aunque el plazo para estos últimos es el domingo, día 27.

Acuerdo de 'standstill'

El acuerdo de standstill implica que durante las negociaciones para reestructurar la deuda de un compañía el deudor se compromete a no presentar concurso y los acreedores a no emprender acciones legales ni requerir pagos.

En el caso concreto de Abengoa, tal y como explicó este miércoles la compañía, el grupo pretende lograr la adhesión de los propietarios de al menos el 60% de su deuda a este acuerdo, documento que una vez homologado presentará al juzgado.

De esta manera, con la presentación de un 60% de las adhesiones el lunes 28, cuando finaliza el plazo para lograr el acuerdo de reestructuración, la ingeniería andaluza espera conseguir del juzgado algunas semanas más para alcanzar el 75% de apoyos que exige la ley.

El plan de reestructuración de Abengoa -acordado con banca y bonistas, que suponen el 40% de la deuda- prevé capitalizar un 70% de la deuda y la inyección de entre 1.500 y 1.800 millones a cambio de un 55% del futuro capital.