Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Fainé pide “honestidad” para recuperar la confianza del cliente

El presidente de la Asociación Europea de Cajas cree que unificar la normativa “daña a los bancos locales”

Isidro Fainé, presidente de la Asociación Europea de Cajas y Bancos Minoristas (ESBG por sus siglas en inglés) y presidente de CaixaBank, admitió que "actualmente, el mayor reto en la banca minorista es recuperar la confianza perdida: debemos regenerarla a través de la honestidad, la profesionalidad, la empatía y el diálogo. La confianza de nuestros clientes ha ido a la baja como consecuencia de la crisis financiera, y volver a ganarnos esta confianza es hoy uno de nuestros principales objetivos: si no hay confianza, no hay negocio", concluyó.

Fainé, en el discurso de apertura de la conferencia anual del ESBG, que se celebra en Bruselas bajo el título "Mejor regulación para el crecimiento y el empleo", añadió que la proximidad a los clientes por parte de este segmento de la banca, "combinado con un servicio excelente, son inexcusables. Hay que reactivar el diálogo permanente con nuestros clientes y tenemos que asegurarnos que la regulación nos ayuda a lograr este objetivo".

Respecto a los bajos tipos de interés, el veterano financiero consideró que "implica riesgos para el sector bancario. Los tipos bajos dañan a los ahorradores, además, los márgenes se deterioran, y se incrementa el riesgo de crear nuevas burbujas en el precio de los activos".

Este ejecutivo cree que "aplicar una única receta a todas las entidades es un planteamiento que no funciona, y que daña el rol vital de los bancos arraigados en sus territorios locales".  Ha pedido a los reguladores que apliquen normas "diferenciadas según el tamaño, el modelo de negocio y la estructura de la propiedad de las entidades. Este modelo estaría más en la línea con el objetivo de la Comisión Europea de hacer una legislación más clara, más simple y menos costosa".

"Lo justo y coherente es que se aplique el mismo marco regulatorio a todos los competidores: cajas de ahorros, bancos comerciales y especialmente otras instituciones financieras, como fintechs o banca a la sombra", añadió.

Luchar contra la exclusión financiera

Fainé no olvidó en su discurso el "reto de lucha contra la exclusión financiera, ya que 20 millones de personas en la Unión Europea no tienen acceso a servicios financieros a un coste razonable. Uno de los medios más efectivos de promover la inclusión financiera es a través de las microfinanzas. Un claro ejemplo es MicroBank, creada en 2007, y que ha concedido más de 300.000 créditos, sin ninguna otra garantía que la personal. La ratio de mora en este segmento es muy baja y, además, es una palanca para la creación de empleo. Según un estudio de MicroBank y de Esade, por cada iniciativa emprendedora apoyada con un microcrédito, se crean una media de 2,6 empleos".

Mirando hacia adelante, el máximo responsable de la entidad catalana citó a la digitalización y el big data. "Es una oportunidad para estar más cerca de nuestros clientes, y saber más de ellos a través del big data. Permite ofrecer un mejor servicio, más rápido y personalizado".

Fainé abogó por el compromiso social como "una parte integral de nuestra misión, por lo que una de nuestras prioridades fundamentales debería ser desarrollar programas de bienestar social" y afirmó que los miembros de ESBG donan más de 1.200 millones de euros a programas sociales.

En conclusión, las cajas y los banco minoristas, deben, en opinión de este directivo "adaptarnos eficientemente a los nuevos requisitos regulatorios, asumir una cultura de servicio en la que el cliente sea el centro, invertir en nuevas tecnologías y utilizarlas, y atraer nuevos líderes que puedan identificar y entender las nuevas oportunidades de negocio y los riesgos emergentes".