Selecciona Edición
Iniciar sesión

La Caixa y el CDTI crean un fondo de 20 millones para ‘startups’ científicas

El nuevo fondo inyectará entre 500.000 y dos millones de euros en firmas en fase semilla

La Caixa y el Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) se han aliado para crear un fondo de capital riesgo que contará con una suma inicial de 20 millones de euros que se invertirán en empresas españolas jóvenes del sector científico, según ha anunciado la entidad financiera este martes en Barcelona. El nuevo instrumento de financiación se llama Caixa Innvierte Start y se dedicará a inyectar capital en proyectos que se encuentren en la fase semilla.

Este es el octavo fondo impulsado por Caixa Capital Risk, la gestora de capital riesgo del banco, que aporta la mitad del dinero y espera poder ampliar pronto la dotación hasta los 30 millones de euros con la participación de agentes públicos y privados. Caixa Innvierte Start buscará startups que se desarrollen, de preferencia, en el ámbito de las ciencias de la vida, según ha asegurado el director de la gestora, Carlos Trenchs. Aunque no ha descartado invertir en empresas de fotónica, semiconductores o nanotecnología.

El fondo destinará entre 500.000 y dos millones de euros a cada compañía. De momento, ya ha apostado por una: Aelix, una firma salida del centro de investigación catalán Hivacat que trabaja en el desarrollo de una vacuna terapéutica contra el sida. La startup levantó 11,5 millones de euros a principios de año en una ronda liderada por el fondo biotecnológico Ysios Capital.

El director del área de inversiones en ciencias de la vida de Caixa Capital Risk, José Antonio Mesa, ha explicado que hasta ahora, la gestora había ingresado en empresas del sector que se encontraban en una fase más avanzada. "Pero estas compañías necesitan mucho tiempo para llegar al mercado porque hay que cumplir con unos pasos regulatorios que dilatan el proceso", ha afirmado. Firmas como Aelix dedican años a fases de investigación, pruebas en animales y luego en seres humanos antes de poder tener un resultado definitivo que pueda ser comercializado. Y siempre existe la posibilidad de que todo este esfuerzo acabe en nada. De las 43 empresas dedicadas a ciencias de la vida en las que ha invertido Caixa Capital Risk, cuatro fracasaron.

Trenchs ha asegurado que este sector en España cuenta con la base para atraer capital internacional, pero que carece de recursos: "El país es uno de los mejor situados en investigación científica, pero existe una brecha a la hora de trasladar este conocimiento a la sociedad. Nuestro grupo comienza a tener experiencia en hacer madurar empresas de este sector para que puedan llegar a la fase en la que sean atractivas para los inversores".

Mesa ha explicado que buscan firmas que se dediquen a "ciencia de primer nivel" que responda a una "necesidad médica no cubierta". Además, deben contar con un equipo de gente capaz de hacer avanzar el proyecto y trabajar en un producto con una "protección [legal] robusta", es decir, que cuenten con los permisos y patentes necesarias para llevarlo al mercado.

De las 780 empresas que Caixa Capital Risk estudió el año pasado, solo invirtió en 30 nuevas compañías. La gestora inyectó un total de 22 millones de euros en 2015 en estas firmas y otras 34 en las que ya participaba. Con este nuevo fondo, el volumen de inversiones de la entidad asciende a 180 millones de euros.