Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Las Bolsas de Londres y Fráncfort alcanzan un acuerdo para su fusión

Los accionistas de Deutsche Börse recibirán el 54,4% de los títulos del la nueva sociedad y los de LSE se quedarán con el 45,6% restante

La Bolsa británica London Stock Exchange (LSE) y la alemana Deutsche Börse han cerrado su acuerdo formal para fusionarse y crear el mayor operador del mercado europeo. Todavía no es un pacto cerrado al 100%, porque necesita el visto bueno de los reguladores, pero si lo logra —y no se presentan ofertas superiores por parte de terceros—, el acuerdo dará vida a un verdadero titán en el universo de los operadores bursátiles.

En conjunto, los dos grupos bursátiles tienen una valoración de casi 25.000 millones de euros en Bolsa. Juntos suman 4.700 millones de euros en ingresos (en este sentido, se colocarían los primeros del mundo de su sector) y tendrán en su seno a 3.283 empresas cotizadas. La unión de la LSE, fundada en 1801, y Deutsche Börse, creada en 1992, debe ser aprobada por las autoridades europeas de defensa de la competencia y por los accionistas de ambas compañías. Debería concluir, según los cálculos del operador germano, "a finales de este año o en el primer trimestre de 2017".

El problema es que no puede darse por cerrado el matrimonio. Todavía podría haber algún grupo interesado en interponerse. De hecho, aunque ellos ya han anunciado su intención de fusionarse, l Intercontinental Exchange, dueño del New York Stock Exchange, ya anunció el 1 de marzo que también tenía intención de hacer una oferta por la empresa británica. También se lo estaba planteando el Chicago Mercantil Exchange. Con lo que la carrera podría todavía deparar algunas sorpresas.

La bolsa alemana y la londinense han insistido en subrayar la conveniencia de su matrimonio. Señalaron que la fusión permitirá unir a dos importantes ciudades europeas, Londres, uno de los centros financieros más importantes del mundo y Fráncfort, capital financiera de Alemania y sede del Banco Central Europeo. El nuevo gigante tendrá su sede legal en Londres, pero mantendrá sus sedes en la capital británica y en Fráncfort.

“Las juntas directivas de LSE y Deutsche Börse tienen la satisfacción de anunciar que han alcanzado un acuerdo sobre los términos para recomendar una fusión entre iguales”, señalaba el comunicado de 17 páginas que ponía fin a un largo proceso de negociaciones entre las dos empresas. En realidad, aunque aunque ambas compañías insisten en que se trata de una unión "entre iguales", los alemanes tienen una posición con algo más de peso en el nuevo operador, tanto en propiedad del capital como en mando.

En concreto, los accionistas de la Deutsche Börse recibirán el 54,4% del nuevo grupo y su consejero delegado, Carsten Kengeter, se convertirá en el principal ejecutivo del nuevo gigante. La futura junta ejecutiva de 16 personas, eso sí, estará integrada en parte iguales por los directores de la LSE y la Deutsche Börse. Al frente del nuevo consejo de administración estará Donald Brydon, actual presidente de LSE y el futuro director financiero del nuevo grupo será David Warren, que ocupa actualmente el mismo cargo en Londres.

A la tercera ¿la vencida?

Los planes de esta fusión ya habían sido dados a conocer el pasado 23 de febrero, cuando ambas compañías anunciaron que estaban negociando un acuerdo, el tercero en los últimos 16 años. El London Stock Exchange no ha sido una presa fácil en el mundo bursátil. En el año 2000, una operación muy similar a la que ahora sale adelante fue vetada por los entonces propietarios de LSE. Cuatro años más tarde, el plan de fusión de la Bolsa de Londres con la paneuropea Euronext —propietaria, entre otras, de los parqués de París, Ámsterdam, Bruselas y Lisboa— también descarriló, de nuevo por la oposición de uno de los principales inversores de LSE, el fondo TCI.

“Es la oferta más adecuada para los accionistas, clientes y empleados de los dos grupos”, defendió este miércoles el máximo ejecutivo de LSE, Xavier Rolet que abandonará su cargo cuando se concrete la fusión. “La fusión creará un grupo líder en infraestructuras para mercados globales y considero que es el momento más oportuno en nuestras respectivas historias para llevar a cabo este paso de transformación”.

Según sus cálculos, las sinergias de costes o ahorros derivados de la fusión (una de las variables clave en cualquier operación corporativa de este tipo) ascenderán a 450 millones de euros anuales y vendrán de la mano de una reducción las duplicidades y una mayor eficiencia conjunta de los sistemas tecnológicos.

“Los mercados europeos de capital se verán fortalecidos al estrechar los lazos las dos principales sedes financieras de Europa y construir una red a través del continente con Luxemburgo, París Y Milán”, dijo el actual presidente de la Deutsche Börse. Es la evolución lógica para nuestras compañías en una industria que se está transformando radicalmente”, señaló.

El 'Brexit' sobrevuela la fusión

En el marco de las negociaciones, los dos grupos tampoco se dejaron influir por el fantasma de una posible retirada de Gran Bretaña de la Unión Europea, según dijo Kengeter, en una conferencia telefónica con periodistas. "La compañía combinada tendrá éxito sin importar el resultado del referéndum británico", dijo Kengeter El ejecutivo alemán añadió que un voto negativo de los británicos no afectaría a las condiciones para la fusión. Sí admitió que los dos grupos habían creado un grupo de consulta que tiene la misión de analizar las posibles efectos del Brexit.

El actual jefe de la Deutsche Börse AG ha admitido, en declaraciones en las páginas de la revista Manager Magazin, que si el proyecto de fusión fracasa, su empresa y LSE tendrán serios problemas para seguir sobreviviendo. “El reloj ya está en marcha en Europa para nosotros y para LSE. Si nos fortalecemos con rapidez, nuestra empresa será tan débil que será incapaz de actuar y solo podrá reaccionar”, advierte el ejecutivo. “Si la fusión no se produce, la arquitectura europea del mercado de capitales probablemente pronto estará en manos estadounidenses” .