CaixaBank y Dos Santos mantienen negociaciones para zanjar la batalla en BPI

La empresaria africana se quedaría con la mayoría en el angoleño BFA, donde ahora tiene el 49,9%, pero la entidad catalana niega haber llegado a ningún acuerdo

La empresaria angoleña Isabel Dos Santos

CaixaBank y la empresaria angoleña Isabel Dos Santos han llegado a un acuerdo para acabar con la batalla que mantienen desde hace un año en el Banco Portugués de Investimento (BPI), según ha avanzado el diario portugués Expresso. El acuerdo, a falta de conocer los detalles, consiste en un intercambio de posiciones, tras el que la entidad española tendría vía libre para lanzar una oferta de compra sobre la portuguesa, mientras Dos Santos controlaría el banco angoleño BFA.

A última hora de la noche de ayer martes, se cerró el principio de acuerdo, a expensas de conocer las últimas condiciones que pueda poner Dos Santos. La clave para resolver definitivamente la situación es conocer los detalles de las condiciones de la parte angoleña y que sean aceptables para CaixaBank. El 10 de abril es la fecha límite para separar la filial angoleña de la matriz portuguesa, según las normas impuestas por el Banco Central Europeo (BCE).

Según el acuerdo, por una parte, CaixaBank, que tiene el 44% del BPI compraría la parte de la angoleña (18%) y a continuación lanzaría una opa sobre el resto del capital. Previamente la asamblea general del banco debe aprobar el acuerdo, que tiene que ser con los dos tercios de los votos, circunstancia que, con la oposición de una parte, ha impedido durante un año cualquier acuerdo estratégico. Esta vez, sin embargo, parece que sí lograría el visto bueno. Por otra parte, a su vez, la asamblea general del angoleño BFA aprobaría la venta del 50,1% en poder del BPI a Isabel dos Santos, que tiene el otro 49,9% a través de su empresa de telecomunicaciones Unitel.

Según el mismo periódico, en las negociaciones entre una y otra parte ha intervenido el primer ministro portugués, António Costa, que ya tenía sobre la mesa del Consejo de Ministros un cambio legislativo para acabar con el límite del derecho de voto en circunstancias especiales como la del BPI, es decir, el lanzamiento de opas que quedan congeladas al no llegar las partes a un acuerdo. Este cambio legislativo, que había sido recomendado hace años por la CMVM lusa, había sido mal acogido por las autoridades angoleñas, que amenazaban con nacionalizar el BFA.

Sobre el BPI pesaba la urgencia de cubrir, antes del 10 de abril, los riesgos bancarios por su participación en Angola, lo que implicaba una capitalización de varios miles de millones de euros y ponía en aprietos al banco portugués. CaixaBank ya había anunciado que se negaba a inyectar más dinero en BPI mientras continuara el límite de los derechos de votos, una normativa que hace que, pese a poseer el 44% de las acciones del banco, solo disponga del 20% del poder.

Caixabank niega haber alcanzado ningún acuerdo

En un hecho relevante remitido a primera hora de este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), CaixaBank ha negado haber alcanzado todavía ningún acuerdo para desbloquear la situación en su participada lusa. "CaixaBank sigue manteniendo contactos con Santoro Finance [el brazo inversor de Dos Santos] con el fin de encontrar una solución que pudiera ser aceptable para todas las partes interesadas e informará al mercado oportunamente sobre el resultado de dichos contactos", reza el comunicado del banco español.