Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Campari acuerda la compra de Grand Marnier por 680 millones

La firma italiana aumenta su cartera de marcas de bebidas de gama alta con la adquisición de la francesa

Línea de producción de Campari.

El grupo de destilería italiano Campari acelera su expansión internacional con la compra del gigante francés de coñac Grand Marnier por 684 millones de euros, según ha hecho público este martes la compañía transalpina. Se trata de "una de las adquisiciones más importantes de la historia de Campari", explica el diario económico italiano Il Sole 24 Ore. El grupo trasalpino cerró 2015 con unos beneficios de 1.650 millones de euros, un 6,2 % más de lo esperado. Cifras que abren la posibilidad a lograr el crecimiento internacional que desea y lleva buscando desde hace años, con la mirada siempre puesta en Estados Unidos.

Grand Marnier, una de las principales compañías francesas de bebidas, que produce coñac, armañac, pineau y vinos, llevaba tiempo estudiando de la mano de la consultora Rothschild diferentes opciones estratégicas, incluida una venta. Concretamente, desde hace dos años había rumores que apuntaban que la sociedad buscaba un socio y ya por entonces salió a relucir el nombre de Campari.

La firma italiana quiere hacerse con el 100 % del capital de Grand Marnier, con sede en París, y que ha suspendido la negociación de sus acciones poco antes del anuncio definitivo. Confía en lograr la compra total antes del mes de junio. "Lanzaremos una opa (oferta pública de adquisición) después de tener el visto bueno por parte de la Autoridad de Competencia y esperamos que esta autorización llegue lo antes posible", explicó en rueda de prensa en Milán el director ejecutivo de Campari, Bob Kunze-Concewitz.

"Con la adquisición de Grand Marnier continuamos implementando nuestra estrategia de adquisiciones de una manera muy disciplinada y coherente, también a nivel financiero, puesto que estamos consolidando una marca", añadió.

Según el acuerdo, Campari ofrece 8,05 euros en metálico por acción, lo que representa una prima del 60% sobre su valor de cotización actual y también ofrece a los accionistas que participen de todos los beneficios procedentes de la venta de activos inmobiliarios propiedad de Campari que excedan los 80 millones de euros.

A cambio, Campari espera grandes beneficios. En el comunicado en el que ha anunciado la operación corporativa, la dirección de la compañía destaca que el movimiento le permitirá "capitalizar aún más el regreso de los cócteles clásicos, sobre todo en Estados Unidos", objetivo de su expansión. "Con Grand Marnier añadimos una marca premium y distintiva a nuestro catálogo y nos permite ganar presencia global", añade.

En abril de 2014, la firma transalpina —que posee una cincuentena de marcas, entre ellas SKYY (vodka) o Glen Grant (whisky) y tiene presencia en casi 200 países— anunció la compra de Averna con la misma intención que declara en la operación de Grand Marnier: ganar presencia en el potente mercado estadounidense.

Grand Marnier fue fundada en 1827 por Jean-Baptiste Lapostolle, que creó una destilería que producía bebidas alcohólicas de fruta. Su conocido coñac a menudo se usa para preparar el cóctel Cosmopolitan, el favorito del personaje de Carrie Bradshaw en Sexo en Nueva York y de la cantante Madonna. Las ventas anuales de la compañía gala ascienden a 140 millones de euros, de las cuales más de la mitad tiene origen en Estados Unidos.