Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Comunidad Valenciana y Cataluña, las que más se endeudaron en 2015

Son los gobiernos con mayor pasivo, junto al de Castilla-La Mancha. La deuda autonómica escala del 22,7% al 24,2% del PIB

El presidente catalan, Carles Puigdemont (derecha) junto al vicepresidente Junqueras y otros consejeros del Gobierno. EL PAÍS

Las comunidades autónomas fueron el único nivel de la Administración que elevó su endeudamiento en 2015, el primer año en el que la deuda pública descendió desde el inicio de la crisis, aunque solo en términos relativos y aún en el borde del 100% del PIB. El endeudamiento autonómico escaló del 22,7% al 24,2% del PIB en el transcurso del año. Y lo hizo básicamente por el nuevo repunte en dos de las tres comunidades más endeudadas, incapaces de controlar el aumento del pasivo. En la Comunidad Valenciana, la deuda sumó 2,9 puntos porcentuales hasta alcanzar el 41,3%, mientras que en Cataluña el repunte fue de 2,6 puntos, hasta el 35,3% del PIB regional.

Castilla-La Mancha, que también tienen una deuda abultada (35,5% del PIB) sí ha conseguido contener su endeudaumiento al sumar solo 0,2 puntos porcentuales. Ninguna comunidad consiguió rebajar su deuda, aunque Navarra y Galicia (0,1 puntos porcentuales para rondar el 18% del PIB) fueron las que más cerca se quedaron. Madrid sigue siendo la comunidad con menos deuda (13,6% del PIB), aunque en 2015 registró un crecimiento apreciable, un punto porcentual más.  

El Banco de España ha confirmado este martes que la deuda pública española acabó el año pasado en el 99% del PIB, frente al 99,3% con que cerró en 2014. Pero el descenso se debe a que el PIB creció por primera vez a más velocidad que la deuda. El pasivo de las Administraciones españolas, medido según los criterios de la Comisión Europea, subió en 37.000 millones durante 2015, hasta los 1,07 billones, aunque el ritmo de avance se moderó a la mitad (3,5% en tasa anual, frente al 7% de 2014). 

El triple que antes de la crisis

En los ocho años de crisis hasta 2015, el volumen de deuda no ha dejado de aumentar de modo que ahora casi triplica el que se registraba en 2007 (384.000 millones, 35,5% del PIB). El incremento de los pasivos fue algo superior en la segunda legislatura del socialista José Luis Rodríguez Zapatero (359.000 millones entre 2008 y 2011) que en el primer mandato del popular Mariano Rajoy (326.500 millones de 2012 a 2015). 

La deuda autonómica siguió escalando porque la mayoría de las comunidades -la mayoría celebró elecciones durante el año, salvo Galicia y Euskadi- apenas logró reducir su déficit de un año a otro. En 2014, el desfase en el saldo presupuestario fue del 1,6%, mientras que los últimos datos publicados (hasta noviembre de 2015)  sitúan el déficit autonómico de 2015 cerca del 1,4% del PIB, el doble de lo previsto.

Pero, sobre todo, la deuda autonómica engorda, y lo hace más en las comunidades con más dificultades para atender sus pagos (Cataluña y Comunidad Valenciana), a través de los instrumentos de auxilio establecidos por el Gobierno (el fondo de liquidez autonómico y la facilidad financiera) para garantizar la liquidez de los ejecutivos autonómicos. En 2015, la Administración central transfirió 16.671 millones de euros a las comunidades, con Cataluña (6.100 millones) y Comunidad Valenciana (4.100) recibiendo más del 60% de estos recursos.

“El Gobierno no va a dejar caer a nadie”, dice Economía

efe

El ministro de Economía y Competitividad en funciones, Luis de Guindos, aseguró ayer que el Ejecutivo central hará lo que sea posible para que todas las comunidades autónomas, incluida Cataluña, obtengan financiación en las mejores condiciones. “El Gobierno no va a dejar caer a nadie”, afirmó.

Hace una semana, el vicepresidente económico de la Generalitat, Oriol Junqueras, tuvo una breve reunión con Guindos en la que le planteó fórmulas para hacer frente a las necesidades de liquidez a corto plazo del Ejecutivo catalán. Entre esas medidas, Junqueras, que este viernes tratará el asunto con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, pidió que se avanzaran al menos la mitad de los 1.400 millones correspondientes a la liquidación del sistema de financiación, que se saldan en julio, y prorrogar el tipo de interés del 0% del Fondo de Liquidez Autonómica a este año.

En un foro económico en Salamanca, Guindos resaltó que hay “tensiones importantes” en el Gobierno catalán para afrontar su financiación a corto plazo, lo que iba a suponer una rebaja en la calificación crediticia de las principales agencias internacionales.

Guindos atribuyó a la intervención del Gobierno que una de ellas, S&P, se haya dado dos semanas más para emitir su valoración sobre Cataluña y que Moody’s no haya rebajado su calificación, aunque sí su perspectiva de futuro. “Si dejas que una comunidad autónoma entre en una situación muy deteriorada haces daño a los servicios públicos, y esto no lo vamos a permitir”, insistió el ministro en funciones. 

Más información