Bankia prevé la primera subida del saldo de crédito desde 2008

Goirigolzarri apuesta por que las fusiones en el sector llegarán "en dos o tres años"

El presidente de Bankia, Jose Ignacio Goirigolzarri. REUTERS

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, manifestó ayer en Valencia que, por primera vez desde diciembre de 2008, el saldo total de crédito del sector bancario subirá. "Entre un 1% y un 2%”, apostilló. En una reunión con los medios informativos, antes de la junta de accionistas que se celebra este martes, también ha destacado que los nuevos préstamos para la vivienda en Bankia han crecido un 25% en febrero sobre el mismo mes de 2015, un 34% en empresas y un 50% en consumo, aunque con importes menores.

Los responsables políticos del Gobierno repiten que se percibe la recuperación porque está subiendo el crédito. Sin embargo, la realidad es tozuda y hasta diciembre pasado la caída del saldo total era del 3% comparado con el mismo mes de 2014. En diciembre de 2008 alcanzó su máximo con 1,87 billones de euros. Desde entonces, ha caído en 542.819 millones, un 29% en el crédito al sector privado residente.

El año pasado, los banqueros, y algunos analistas, anticiparon que llegaría la recuperación del crédito, pero no se cumplió. En 2016 el primero en decirlo ha sido el presidente de Bankia. Otros especialistas, como Joaquín Maudos, catedrático de Economía de la Universidad de Valencia, también considera que “en un espacio breve de meses, el stock de préstamos dejará de caer porque el nuevo crédito superara al que se amortiza”.

Goirigolzarri apuntó que será una mejoría muy leve, pero positiva por primera vez desde la crisis. Pese a este mayor negocio, el ejecutivo cree que las entidades seguirán con problemas de ingresos recurrentes, lo que les complicará más elevar la rentabilidad, como les piden los inversores.

Ejercicio difícil

El presidente de Bankia apostó a que llegarán las fusiones en “dos o tres años”. Auguró que 2016 será un ejercicio difícil, pero aún peor será el año próximo, cuando se pierdan parte de los ingresos que todavía tienen los bancos por las carteras de deuda y otras inversiones.

En su opinión, si la situación de los tipos sigue parecida, las entidades se verán abocadas a las fusiones desde 2017 en adelante por una búsqueda de la viabilidad.

Sobre la participación de Bankia en este posible proceso, Goirigolzarri dijo que, en principio, la entidad está fuera por imperativo legal. No obstante, está previsto que para diciembre de 2017 debería estar totalmente privatizada, lo que, teóricamente, le permitiría entrar en ese juego. Sin embargo, Goirigolzarri no quiso adelantar situaciones hipotéticas sobre esta cuestión.

Sobre la nueva estrategia lanzada por Bankia a mediados de enero pasado, que supuso retirar las comisiones a todos los clientes a cambio de domiciliar la nómina o pensión, el máximo responsable dijo que “está teniendo un éxito notable”.