Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Arabia Saudí ordena recortar un 5% los gastos de los ministerios

El país inicia un plan de austeridad por sus dificultades ante el bajo precio del petróleo

El rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdulaziz, durante unos ejercicios militares el pasado día 10. AFP

El Gobierno de Arabia Saudí, cuyas finanzas se están resintiendo por los bajos precios del petróleo, ha puesto en marcha un plan de austeridad y ha ordenado a todos sus ministros reducir sus gastos en al menos un 5%. El documento enviado a los departamentos explica que la reducción, propuesta por el ministro de Economía, pretende que se renegocien algunos contratos, incluidos los de obras de construcción ya previstos en los presupuestos de este año, para reducir su coste "en no menos del 5%".

El documento enviado a los ministerios y revelado por Reuters, insiste en que con este recorte se pretende "racionalizar el gasto e incrementar su eficiencia". Los ministros de cada departamento serán los encargados de decidir qué contratos serán revisados para conseguir el ahorro que se les demanda, pero en la citada instrucción no se explica cómo los ministros pueden revisar los contratos.

Los recortes obedecen al lento ritmo de crecimiento económico en la mayor potencia exportadora de petróleo y a las dificultades de sus empresas constructoras, lo que ha provocado que muchas empresas estén pasando apuros económicos, con problemas de efectivo y de crecimiento de los costes laborales. Además, en la circular se prohíbe a los ministros y a otros miembros del Gobierno firmar ningún contrato nuevo sin la aprobación del ministro de finanzas.

Arabia Saudí registró durante 2015 un déficit público récord de 367.000 millones de riyales saudíes (89.000 millones de euros), el equivalente al 15% del PIB. Supuso un aumento de más de un 300% y llevó ya en diciembre al Gobierno saudí a aprobar un duro plan de ajuste presupuestario con un amplio paquete de medidas de austeridad que incluyen drásticos recortes de gasto, reformas sobre los subsidios de la energía y un alza en los ingresos obtenidos por impuestos y privatizaciones.