Selecciona Edición
Iniciar sesión

Lidl triplicó sus beneficios tras subir las ventas cerca del 7%

La cadena de supermercados registra en España ganancias por valor de 74,3 millones de euros y sigue su expansión

Reponedores en un supermercado Lidl de Madrid

La cadena de supermercados Lidl ganó 74,3 millones de euros en España en el ejercicio que terminó en febrero de 2015. Es casi el triple que un año antes, cuando se embolsó 27,15 millones, al realizar una fuerte ofensiva en precios para robar clientes a sus competidores. La empresa alemana logró la fuerte subida de los beneficios el año pasado (el 173%) pese a aumentar sus ventas un 6,9%, hasta los 2.708 millones de euros.

La compañía de origen alemán ha conquistado ya en España un 3,9% de la cuota de ventas en el  mercado de la distribución. Se sitúa así como la quinta cadena más importante, tras Mercadona, carrefour, Dia y Eroski. Lidl ha experimentado uno de los crecimientos más rápidos del mercado español, ya que al comenzar 2014 tenía solo el 3% de la cuota, y ha arañado casi un punto pese a la parálisis del consumo en España, según cifras de la consultora especializada Kantar Worldpanel.

En el ejercicio 2014-2015 la cadena continuó realizando fuertes inversiones inmobiliarias para abrir tiendas y reformarlas en el mercado español, así como en la construcción de un nuevo centro logístico. Según el informe presentado en el Registro Mercantil, se gastó en el ejercicio 64,5 millones de euros en terrenos y locales, frente a los 65,2 millones del año anterior. Realizó cinco aperturas, por lo que tiene en España 536 supermercados. Su endeudamiento con entidades de crédito se elevó también, de 598 a 653 millones de euros en 12 meses, el grueso del montante, en créditos a largo plazo.

La compañía, como consecuencia de sus aperturas, ha ampliado su plantilla. Tenía en el ejercicio terminado en febrero de 2015 un total de 8.009 empleados, frente a los 7.739 trabajadores del año anterior. Según explica en su informe anual, tiene reservados 500.000 euros para abonar una paga extra (consistente en medio salario mensual) a los empleados con más de 10 años de antigüedad, como "premio de vinculación". Y otros 4,2 millones destinados al mismo motivo, pero para bonificar con una mensualidad extra a los que acrediten más de 25 años en la cadena.

Lidl desembolsó en España 47 millones de euros en impuestos. Tenía pendientes algunas diferencias la Agencia Tributaria, que revisó sus pagos al fisco entre 2008 y 2010. Como consecuencia, durante el ejercicio de 2014-2015 firmó un acuerdo por el que ha abonado 773.000 euros por la revisión del IVA, el IRPF y otros detalles del impuesto de Sociedades. Sin embargo, mantiene abierto otro conflicto, a cuenta de este último tributo en 2008, 2009 y 2010, y aunque ya ha abonado otros 1,6 millones, no acepta la decisión de Hacienda y seguirá pleiteando.