2.188 familias se acogieron a la dación en pago en 2015, un 22,6% menos

En total, 26.336 familias solicitaron acogerse al código de buenas prácticas de la banca para aliviar su deuda hipotecaria

Viviendas de nueva construcción en Valdebebas (Madrid). EFE

Un total de 2.188 personas se acogieron a la dación en pago —la entrega de la vivienda para cancelar la deuda hipotecaria— dentro del programa del código de buenas prácticas de la banca (CBP), lo que supone un descenso del 22,6% respecto al año anterior, según datos publicados por el Ministerio de Economía.

De esta forma se produce un descenso de las familias que pudieron acogerse a la dación en pago a pesar de que la banca se había comprometido a facilitarlas. Esta evolución favorecida con una mejora del clima económico coincide con una disminución de los desahucios de un 1,1%. Además, el número de ejecuciones hipotecarias iniciadas durante el año pasado, el primer paso para proceder a un desahucio, se redujeron casi un 16% durante el año pasado, según datos difundidos hace un par de semanas por el Poder Judicial.

Y eso a pesar de que las entidades financieras solo han aceptado una de cada dos (el 54%) de las solicitudes para acogerse a este “código antidesahucios”.

El código de buenas prácticas de la banca se puso en marcha en marzo de 2012 para tratar de facilitar la reestructuración de las deudas hipotecarias de familias que tienen dificultades para atender los pagos. Casi un centenar de bancos y cajas se acogieron a regañadientes a este nuevo marco para fomentar la dación en pago impulsado por el Gobierno.

El balance del año pasado revela que un total de 14.441 familias se beneficiaron del código de buenas prácticas de los bancos para tratar de alcanzar un acuerdo que alivie la pesada carga de la hipoteca, lo que supone un descenso del 14,8% respecto al año precedente.

La tendencia es que los bancos traten de agotar todas las vías para facilitar la reestructuración de la deuda antes de permitir una dación en pago. Por eso, 12.252 de las familias beneficiadas por el CBP acabaron con un cambio más favorable de las condiciones hipotecarias, lo que supone un 26% más que en 2014. Las reestructuraciones de la deuda hipotecaria consisten básicamente en que los bancos otorgan más plazo para pagarlas, periodos de carencia o en los casos más extremos una quita de esa deuda. Los bancos también proponen en ocasiones comprar la vivienda y ofrecer un alquiler al antiguo propietario.

"Las Comunidades Autónomas en las que más solicitudes se reciben siguen siendo Andalucía, Cataluña y la Comunidad Valenciana. Por ciudades, en Barcelona y Sevilla se siguen registrando el mayor número de solicitudes, seguida en esta ocasión por Madrid", señala la nota difundida por el Ministerio de Economía

Fondo Social de Viviendas

El ministerio, además, anunció ayer la prórroga hasta enero de 2017 del Fondo Social de Viviendas (FSV), que consiste en un parque de inmuebles que la banca pone a disposición de las familias más necesitadas a cambio de un alquiler de entre 150 y 400 euros. Desde su creación en 2013, únicamente 6.108 familias se han beneficiado de estos alquileres baratos de pisos que los bancos no han podido desprenderse por estar generalmente en zonas poco atractivas.

Más información