La banca extranjera pide liquidar las autopistas en quiebra

Las entidades acreedoras consideran "irrealizable" la propuesta de rescate de Fomento

La banca extranjera acreedora de las ocho autopistas de peaje que están actualmente en quiebra reclama la liquidación de estas vías como mejor opción para solucionar su situación, al considerar "irrealizable" la propuesta de rescate diseñada por Fomento.

Un grupo de siete bancos foráneos ha presentado un escrito de oposición al recurso que el Ministerio de Fomento elevó ante la Audiencia Provincial de Madrid contra de la decisión de un juzgado mercantil que declaró la liquidación de dos autopistas tras rechazar el plan que Fomento había presentado para rescatarlas.

En su escrito, los bancos extranjeros alegan que el plan de viabilidad del plan de rescate del Gobierno es "irrealizable", y aseguran que la "única alternativa viable" es la liquidación de las autopistas. Entre las entidades que suscriben el escrito, presentado el pasado mes de septiembre, figuran The Bank of Tokyo-Mitsubishi, Société Générale, Royal Bank of Scotland (RBS), Natixis y Deutsche IndustrieBank.

La liquidación de las autopistas activaría la Responsabilidad Patrimonial (RPA) que el Estado tiene ante la quiebra de una infraestructura contratada por concesión, que le obliga a pagar a la compañía que la construyó el valor del activo y las inversiones realizadas en el mismo.

Recurso en la Audiencia

En el caso de las ocho autopistas, la factura de la RPA puede ascender a entre 5.000 y 8.000 millones de euros, según distintas fuentes del sector. Sólo la de la radial R-4 de Madrid supone 700 millones.

Hasta el momento, los juzgados que gestionan los procesos concursales han dictado ya la liquidación de dos autopistas, de la AP-36 Ocaña-La Roda y M-12 Eje Aeropuerto. No obstante, el proceso de liquidación de estas vías está en suspenso, dado que el Ministerio de Fomento presentó un recurso en contra de la misma ante la Audiencia de Madrid.

En el recurso, defiende el plan de rescate diseñado para las autopistas y presentado en los concursos a modo de propuesta de acreedores. Este plan pasa por aplicar una quita del 50% a la de deuda de unos 4.000 millones que suman las vías y posteriormente integrarlas en una sociedad pública. No obstante, el recurso de Fomento ni siquiera ha sido aún elevado a la Audiencia, con lo que la tramitación y resolución del mismo podría alargarse todo este año y extenderse hasta 2017.