Competencia propone que la vivienda habitual se pueda alquilar a turistas

La Comisión publica los resultados de una encuesta sobre economía colaborativa

Oferta de un apartamento turístico de Airbnb en Barcelona.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) continúa en su lucha para impulsar la economía colaborativa. Así lo confirman los resultados de la encuesta pública que lanzó a finales de 2014 entre ciudadanos y agentes económicos, y que se ha publicado este viernes. El documento, que se centra en los sectores del alojamiento y del transporte —al ser las dos áreas que más inversión recibieron a nivel mundial—, ofrece una serie de recomendaciones para llevar a cabo una liberalización que elimine las “restricciones innecesarias de acceso al mercado”. Ofrecer la posibilidad de alquilar la residencia permanente para uso turístico, eliminar las tarifas fijas del taxi o el número cerrado de licencias son algunas de las propuestas que pone encima de la mesa. 

Para recabar toda la información posible y garantizar la máxima participación de la ciudadanía y de los actores económicos involucrados, el regulador ha lanzado este mismo viernes otra ronda de preguntas, que se quedará abierta hasta el 17 de abril. El organismo informa que ya ha recibido más de 100 respuestas en este primer día de consulta. Finalizado el plazo, se elaborará toda la información obtenida y se emitirá un informe. 

La CNMC ya lleva tiempo pronunciándose a favor de una modernización de la normativa que favorezca nuevos modelos de negocio. Consciente de que el fenómeno de la economía colaborativa “es imparable”, y que su crecimiento ha sido en origen impulsado por las mismas “ineficiencias” en la regulación, insiste en que las leyes existentes se han vuelto “obsoletas” frente a este nuevo escenario, que no solo conlleva retos sino brinda grandes oportunidades. 

La economía colaborativa movió 12.890 millones de dólares en el mundo en los primeros nueve meses de 2015

El potencial de la sharing economy, subraya el regulador, es enorme: este sector movió, solo en los primeros nueve meses de 2015, 12.890 millones de dólares a nivel mundial. Pero las ventajas no se acaban aquí: la CNMC reconoce que el auge de este fenómeno brinda “una oportunidad, difícilmente repetible”, para replantearse y revisar las normas de “regulación económica eficiente y de fomento de la competencia”.

Esta revisión normativa, sin embargo, no se debe reducir a una mera liberalización de determinados sectores económicos —factor que suscita la polémica de diferentes gremios, en particular de taxistas y hoteleros—, sino debe ir acompañada por una adecuación en los impuestos y en las cotizaciones para favorecer el cumplimiento fiscal y evitar fomentar la economía sumergida. Las ventajas, concluye la CNMC, son muchas: gracias a la economía colaborativa, “el sector público, a todos los niveles, tiene la oportunidad de rediseñar [...] su obtención de rentas fiscales y laborales, aprovechando la capacidad de generar actividad económica de las plataformas y de sus usuarios”.

Sí a la posibilidad de alquilar la residencia permanente 

La normativa de las viviendas de uso turístico, según la CNMC, contiene numerosas restricciones a la entrada de nuevos actores, sobre todo desde que la competencia en la materia ha sido transferida a las comunidades autónomas. Pese a ello, recuerda que las estadísticas del sector subrayan que una parte importante de los turistas extranjeros que llegaron en 2014 (el 19,3%), afirmaron haberse alojado en viviendas propias, de familiares o de amigos, y 7,4 millones en viviendas alquiladas. Para que se recojan los logros de la economía colaborativa, sugiere que la oficina estadística añada una nueva categoría a las actualmente existentes (hotel, camping, apartamento turístico y alojamiento rural).

Por otro lado, para garantizar una “regulación económica eficiente”, el regulador recomienda eliminar cualquier tipo de moratoria en la autorización de nuevas viviendas turísticas, y propone subsanar eventuales externalidades a través de otros mecanismos, como tasas o impuestos. Además, sugiere eliminar la obligatoriedad de inscribir las viviendas turísticas en un registro, así como suprimir los requisitos de estancia mínima o máxima y las limitaciones al tipo de vivienda que puede ser alquilada con fines turísticos. Con el mismo objetivo, propone que ya sea posible alquilar la residencia permanente así como una vivienda por estancias. 

Liberalización del sector del taxi 

En cuanto al transporte, la CNMC insiste en que la existencia de un sistema de licencias y de tarifas reguladas ha llevado el sector a cerrarse a la competencia, “con la consiguiente pérdida de bienestar para los usuarios”. Por ello, recomienda eliminar la limitación existente al número de licencias y suprimir las tarifas reguladas, para que los precios se fijen libremente y se ajusten a las “circunstancias del mercado”.

También recomienda suprimir los horarios obligatorios y los regímenes de descanso, así como permitir que los vehículos con conductor (VTC) puedan circular por las vías públicas y recoger clientes aunque no se hubiese solicitado el servicio con antelación. En cuanto al transporte interurbano en autobús, también sugiere flexibilizar el sector para favorecer la entrada de nuevos actores. 

Más información