Volkswagen estudia reducir miles de empleos tras el escándalo

El fabricante alemán planea recortar cerca de 3.000 puestos administrativos en Alemania antes de finales de 2017

Trabajadores en la cadena de montaje de una planta de Volkswagen.

El grupo automovilístico alemán Volkswagen prevé suprimir cerca de 3.000 puestos de trabajo administrativos en Alemania para reducir costes antes de finales de 2017. Se trata de una de las medidas que el mayor fabricante de automóviles de Europa piensa poner en marcha para neutralizar el coste del escándalo de las emisiones trucadas.

Asimismo Volkswagen quiere contratar personal con aptitudes más estratégicas, como la programación de software y la tecnología, y dejar de fabricar modelos no rentables. El grupo también reducirá sus inversiones en 1.000 millones de euros en 2016 con respecto al año anterior.

Volkswagen emplea a unos 120.000 trabajadores en sus fábricas de Alemania occidental y en su división de servicios financieros, siendo puestos de oficina aproximadamente un tercio de esa cifra. "La marca ha iniciado un programa de eficiencia que afecta a todas las áreas", dijeron ayer portavoces de la empresa a las agencias de comunicación. Los costes pueden rebajarse con la reducción de contratos temporales, cubriendo vacantes internamente y contratando a menos gente, añadieron.

Antes de destaparse el escándalo de las emisiones, Volkswagen ya lanzó un "programa de eficiencia" para recortar 5.000 millones de euros en costes en la marca principal VW. Durante la reciente crisis, sin embargo, el fabricante alemán aceleró la reducción de costes en otros 1.000 millones de euros.