Convención Bancaria México

La penetración del crédito en México alcanza ya el 30% del PIB

Aún lejos de sus competidores regionales, la financiación privada ha aumentado un 20% en los últimos tres años y se acerca a la meta fijada por el Gobierno al final del sexenio

El presidente Peña Nieto, durante la conferencia EFE

Desatascar las tuberías del crédito ha sido la principal bandera de las reformas del Gobierno de Enrique Peña Nieto en materia financiera. Rezagado respecto a otros competidores regionales, el paquete de leyes para el sistema bancario lanzado hace dos años buscaba con ahínco acelerar el bombeo de financiación al sector privado. Poco a poco, la maquina va carburando. La penetración del crédito ha avanzado un 20% en los últimos tres años y al cierre 2015 alcanzó el 30% respecto del PIB.

“Estamos en disposición de alcanzar el objetivo del 40% que se marcó el Ejecutivo al acabar el sexenio en 2018”, afirmó Luis Robles Miaja, el presidente de la Asociación Bancaria de México (ABM), durante su ponencia en la conferencia anual de la patronal bancaria. El margen de mejora es muy grande. México es la segunda potencia económica de Latinoamérica, un gigante de más de un billón de dólares. Sin embargo, la dimensión del crédito privado con respecto al PIB está muy lejos de la primera potencia, Brasil, o de Chile, la sexta economía, donde el crédito alcanza respectivamente el 47% y el 83% en relación al PIB según datos del Banco Mundial.

La financiación destinada a las empresas avanzó un 15%

El hundimiento del sector bancario de mediados de la década de los noventa obligó a empezar de nuevo. Los bancos mexicanos están hoy correctamente equipados según los criterios internacionales. Cumplen holgadamente con las exigencias de Basilea III. Disponen de un 15% de capitalización en relación a los activos de más riesgo. En cuanto a la liquidez, también superan la barrera del 100% fijada por las normas internacionales para los próximos tres años.

“La reforma financiera incrementó la competencia y preparó al sector para futuros retos”, añadió Robles. El mercado financiero está marcado por una fuerte concentración. Tan sólo cuatro entidades acumulan casi las tres cuartas partes del total de activos. Los grandes grupos son los que han aupado a su vez el volumen del crédito durante el año pasado. “Creció un 13%, lo que representa un avance cinco veces mayor que la subida de 2,5% de la economía nacional”, recordó el director de la patronal.

La financiación empresarial avanzó un 15%. En cuanto a la franja de las pequeñas empresas, el principal objetivo por parte del Gobierno en un intento de mejorar los capilares del tejido económico del país, la subida fue del 17%. Entre las pymes mexicanas, que generan más de la mitad de la riqueza del país y el 70% del empleo, solo una de cada cuatro accede a financiación bancaria. A mucha distancia del 47% de media en la región o del 56% de Colombia.

Los esfuerzos de la reforma financiera por facilitar el bombeo a las empresas más pequeñas pasa sobre todo por reforzar las garantías del acreedor. Es el Estado quien a través de la banca pública, que no puede prestar directamente a consumidores, se hace parte del riesgo al asumir hasta el 40% del principal del crédito. “Este año se ha inyectado financiación a más de 300.000 micro pymes gracias a la banca de desarrollo”, cerró Miaja.