Selecciona Edición
Iniciar sesión

La Autoridad Fiscal :“Hay un déficit de credibilidad en las finanzas españolas”

Escrivá, presidente de la Airef, reclama que España necesita "un plan presupuestario realista y creíble a medio plazo"

Los sucesivos años de números rojos en las cuentas públicas, los reiterados incumplimientos fiscales y el descontrolado crecimiento de la deuda pública durante los primeros años de la crisis han provocado desconfianza sobre las finanzas públicas españolas. Así los ha explicado este jueves José Luis Escrivá, el presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), el organismo encargado de velar por la sostenibilidad de las cuentas públicas, quien ha asegurado que "todavía existe un déficit de credibilidad de las finanzas públicas españolas".

Escrivá, que participaba en una conferencia organizada por Fedea, la federación de estudios de economía aplicada, ha reclamado "un plan presupuestario realista y creíble a medio plazo". Al tiempo que ha señalado que "hay que seguir avanzando en el reforzamiento del marco fiscal nacional".

Escrivá, quien se ha mostrado crítico por las dificultades del Gobierno para controlar el déficit y la deuda pública a los objetivos del pacto de estabilidad (60% deuda y menos del 3% de déficit), ha explicado que el hecho de que la prima de riesgo de España, el diferencia del bono español a 10 años con el alemán, sea similar a la de Italia, cuando este país tiene mucha más deuda es un síntoma de esa desconfianza.

Escrivá analizó los motivos por los que, a su juicio, existe este déficit de credibilidad fiscal. El responsable de la autoridad fiscal achacó a consecuencias del pasado  e incertidumbres del futuro.  "En relación al pasado, la ausencia de un historial de superávits primarios suficientes para lograr una deuda sostenible y la dinámica expansiva de la Deuda Pública desde el inicio de la crisis lastran la credibilidad", ha indicado. Sobre el futuro, Escrivá enumeró dos razones para explicar esa pérdida de credibilidad presupuestaria: “La falta de realismo y concreción de los planes presupuestarios a medio plazo y las debilidades institucionales de disciplina fiscal”.

Escrivá esgrimió los cálculos sobre déficit estructural, el que sirve de referencia a Bruselas para evaluar la mejora presupuestaria de los países. “Las estimaciones realizadas en un escenario sin cambios normativos muestran un déficit estructural en torno al 2,5% del PIB en 2018, un porcentaje superior al recogido en el actual Programa de Estabilidad”. Según Escrivá, el Programa de Estabilidad vigente es conservador en ingresos y muy exigente en materia de gastos.

El máximo responsable del órganos supervisor de las cuentas públicas ha recomendado que “es necesario disponer de un plan presupuestario a medio plazo realista y creíble para cerrar la brecha fiscal estructural de alrededor de 2,5 puntos del PIB”. Además, insistido en que hay que prestar una "especial dedicación a los sectores con problemas más evidentes: el Componente contributivo de la Seguridad Social y las comunidades autónomas con mayores desviaciones sobre el objetivo".

Más información