La planta de leche Lauki de Valladolid cerrará por la caída de ventas

La empresa láctea alega "sobrecapacidad de la estructura productiva" y ofrece recolocar a parte de la plantilla

Trabajadores de Industrias Lácteas Vallisoletas (ILV), controlado por la multinacional Lactalis. EFE

El propietario de Lauki, la multinacional Lactalis, planea cerrar la planta de leche de Valladolid en los próximos meses por el descenso de ventas de la marca. La dirección ha explicado que esta decisión responde "a una situación de sobrecapacidad de la estructura productiva que dificulta competir en un contexto de descenso en el consumo de leche y alta competitividad", al tiempo que ha adelantado que tratará de buscar la recolocación de los trabajadores.

Industrias Lácteas Vallisoletanas, a través de un comunicado, ha manifestado que la fábrica de Valladolid se "ha visto impactada en mayor medida por el descenso continuado de ventas de la marca Lauki, el estancamiento de la demanda de leche pasterizada así como la pérdida de producción de marcas de distribuidor que venía fabricando para el mercado portugués".

"En consecuencia, la actividad de esta fábrica ha descendido significativamente en los últimos años, lo que ha deteriorado su competitividad", han continuado. Además, han añadido que esta decisión se enmarca dentro de un proceso de "racionalización", ante la necesidad de reducir capacidad, concentrando volúmenes, "con objeto de garantizar la continuidad de las marcas, especialmente Lauki, y ganar eficiencia industrial".

Por último, la empresa ha señalado que se inicia un período de negociaciones con los trabajadores con el "objetivo prioritario de minimizar el impacto social y buscar soluciones de empleo vía recolocaciones".