Los españoles vuelven a llenar más el carro, pero con menos carne

El gran consumo registra su mayor crecimiento de los últimos siete años, un 1,7% más

Unos pollos se ofertan en el mercado central de Valencia. EFE

La cesta de la compra vuelve a llenarse. Y si bien no alcanza niveles anteriores a la crisis, sí marca un récord en cuanto a los resultados de los últimos siete años. El gran consumo creció en 2015 un 1,7% con respecto al año anterior. Desde el año 2008, cuando el alza fue del 4,6%, no se registraban incrementos similares, según detalla el último informe de la consultora Nielsen, publicado este jueves en Madrid. Por productos, todos los sectores registraron notas positivas, a excepción del cárnico, que descendió un 0,3% en volumen de ventas. Este sector sigue siendo el principal producto perecedero de la cesta de frescos, pero no logra aprovechar el repunte generalizado de las compras. Frutas y verduras, sin embargo, crecen con fuerza.

La crisis ha llevado consigo un cambio de mentalidad. Bebidas y productos de droguería y perfumería registraron alzas de entre un 2,1% y un 0,3%, y también las ventas en artículos  gourmet crecieron, siendo el sector cárnico el único que sufrió un estancamiento. “Sigue siendo la categoría más grande entre los frescos, pero su consumo está decreciendo año tras años. Esto se debe a un cambio de mentalidad entre los españoles, que intentan equilibrar más elementos. De hecho, el consumo de carne baja, mientras que el de verdura y hortaliza va creciendo”, señala Gustavo Núñez, director general de Nielsen para España y Portugal.

En 2015 los españoles se dejaron en productos de alimentación y de cuidado personal 71.000 millones. No sufrieron el repunte de precio, un 0,7%, y en una comparativa interanual consumieron más que franceses, ingleses o italianos. Los expertos destacan dos aspectos para explicar estos resultados: “Crece la confianza, gracias a la recuperación del empleo, por un lado, con 700.000 desempleados menos que un año atrás, y por otro lado a las mejoras de renta, con cifras como el euríbor en negativo y el carburante más barato en torno al euro el litro, que proporcionan unos euros más en los bolsillos de los consumidores”, revela el estudio Nielsen 360.

Cae el consumo de carne fresca

La carne fresca reduce sus ventas un 1,5% en relación a 2014, mientras que la charcutería crece hasta un 2,2%, según un comunicado del miércoles del Congreso AECOC de Productos Cárnicos y Elaborados.

La carne elaborada pierde más de 500.000 compradores, y los productos más afectados son las hamburguesas (-9,2%), la carne picada (-4,1%) y las salchichas (-10,2%).

Los españoles han ido más veces a hacer la compra que en años anteriores. Los supermercados e hipermercados, que sufrieron durante la crisis la bajada de ventas de los productos no alimenticios, han crecido en 2015, favorecidos por la mayor tendencia de los consumidores a “concederse pequeños caprichos”. El consumo por proximidad creció un 0,5% con respecto a 2014, mientras que el canal online vio aumentar su volumen de negocio un 18%, aunque este canal sigue teniendo una base de clientes muy pequeña. Este sector, con ventas que alcanzaron los 390 millones, se sitúa por detrás de países como Francia o Reino Unido. “El consumidor español es digitalizado pero aún no ha comprendido la ventaja de la compra por internet. Por otro lado, existe en España un problema de distribución y logística, con precios superiores a los de otros países”, asegura Núñez.

Preocupación por la caída demográfica

El incremento del gasto fuera del hogar es otro índice de la “recuperación económica sólida” que detecta Nielsen. Uno de los hábitos de ahorro más extendidos entre los españoles durante la crisis fue recortar los gastos de consumo en restaurantes y bares. Y la mejora de la confianza, además de una climatología favorable y un alza en llegadas de turistas, han permitido que las ventas de bebidas en hostelería creciera un 5,5%.

Uno de los factores de preocupación que angustian al sector de cara al futuro es el envejecimiento poblacional. “El mercado muestra síntomas de recuperación sólidos. Pero, hay algunas sombras en el horizonte, como la caída de la población en España, que se reducirá previsiblemente en un millón de personas en los próximos 15 años”, ha considerado Núñez. “Los mercados quieren crecer y uno de los peligros es que falten clientes para hacerlo”, ha agregado Alfonso Delgado, autor del estudio de Nielsen, refiriéndose a las previsiones del Instituto Nacional de Estadística.

Más información