EE UU subvencionará el acceso a Internet con 8,4 euros al mes

En España no hay ninguna ayuda a la banda ancha y la velocidad garantizada es de 1 Mbps frente a los 25 Mbps de EE UU

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos ha propuesto la aprobación de un subsidio mensual de 9.25 dólares (8,4 euros) para subvencionar a los estadounidenses de bajos ingresos el acceso a Internet de banda ancha.

El regulador de las telecomunicaciones quiere reformar el programa anual LifeLine, dotado con 1.500 millones de dólares, para ayudar a los hogares de rentas bajas el acceso a las tecnologías de telecomunicaciones desde 1985. Hasta ahora, los que tienen derecho a esa subvención de 9,25 dólares solo pueden usarlo para ayudar al pago de la factura de las llamadas de telefonía fija o móvil. Ahora se quiere extender el subsidio también a la banda ancha.

Actualmente, de este programa de ayuda se benefician cerca de 12 millones de hogares. Con la nueva propuesta, que se votará el próximo 31 de marzo, se fijará un presupuesto de 2.250 millones al año, que permitirán que más de 5 millones de hogares adicionales se aprovechen del programa.

La medida que se produce después de que la FCC, que juega el papel de la antigua Comisión Nacional del Mercado de Telecomunicaciones en España (ahora integrada en Competencia) extendiera hasta los 25 Mbps (megabits por segundo) la velocidad del servicio de banda ancha universal que deben tener garantizados todos los ciudadanos.

Situación en España

La situación en España es completamente diferente de la de EE UU. No existe ningún tipo de subvención ni para el tráfico telefónico y menos aun para la banda ancha. Tan solo pervive el llamado Abono Social de Telefónica para los pensionistas y jubilados con bajos ingresos, que tienen derecho a una reducción del 95% en la cuota de abono mensual , pero no incluye descuentos ni bonificaciones en el precio de las llamadas ni la banda ancha.

Ningún programa estatal subvenciona el acceso a Internet de los hogares. El Ministerio de Industria otorga ayudas a los operadores que realicen proyectos de extensión de redes ultrarrápidas (superior a 30 Mbps) en las zonas rurales o aisladas en donde no haya cobertura prevista.

Solo algunas comunidades autónomas como Galicia otorgan ayudas directas a las familias para la conexión a Internet que viven en zonas de difícil acceso.

En cuanto a las condiciones mínimas de prestación, el servicio universal español solo garantiza una velocidad mínima de descarga de 1 Mbps, 25 veces menor que en EE UU. Además, España ha hecho suyos los objetivos de cobertura y adopción de servicios de banda ancha planteados por la UE en la Agenda Digital para Europa: disponer de cobertura de más de 30 Mbps para el 100% de la ciudadanía y que al menos 50% de los hogares haya contratado velocidades superiores a 100 Mbps en el año 2020.

La "brecha de los deberes"

A las autoridades estadounidenses les preocupa la brecha digital. La FCC estima que alrededor del 95% de los hogares estadounidenses con ingresos de 150.000 dólares tienen acceso a Internet de alta velocidad, mientras que menos de la mitad de los hogares con ingresos inferiores a 25.000 dólares tienen acceso a Internet en sus hogares.

En EE UU se ha acuñado incluso un término para denunciar el peligro de que esa brecha se amplíe en las nuevas generaciones. Se la denomina la "brecha de los deberes" porque la falta de acceso de banda ancha afecta negativamente a los estudiantes cuyas familias tienen rentas bajas porque la mayoría de los maestros asignan tareas escolares que requieren acceso a Internet.

Estados Unidos tiene además otros programas sociales para la generalización del uso de las tecnologías de la información. El proyecto ConnectHome puesto en marcha por la Administración Obama pretende llevar banda ancha a más de 275.000 hogares que acogen a 200.000 niños con dificultades económicas, ubicadas en veintisiete ciudades y poblaciones tribales de EE UU.

Más información