Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Andorra halla más de 900 clientes sospechosos de blanqueo en BPA

Las cuentas suponen el 19% del volumen de negocio de la entidad intervenida

La sede de BPA, en Escaldes Engordany (Andorra).

Las autoridades financieras andorranas han hallado 923 clientes de Banca Privada d'Andorra (BPA) presuntamente sospechosos de blanqueo de capitales. Así se desprende de la auditoría que ha llevado a cabo la consultora PricewaterhouseCoopers durante el último año para separar los activos tóxicos de los lícitos y traspasar estos últimos al banco bueno, que se prevé subastar en las próximas semanas. Estos clientes, sin embargo, movían una cantidad elevada de recursos de la entidad. Y es que a pesar de representar solo el 3% del total de los usuarios de BPA, concentraban el 19% de todo el volumen de negocio. Entre créditos, depósitos y activos fuera de balance, estos clientes tenían unos 1.000 millones de euros.

Según los resultados de la auditoría, difundidos este martes por la Agencia Estatal de Resolución de Entidades Bancarias (AREB), de los 923 clientes, alrededor de 100 expedientes reúnen todos los factores de riesgo máximo: coincidencias con listas de blanqueo, operativa sospechosa o vinculación con casos de lavado de dinero. Según la nota, estos casos se hallan actualmente en "sede judicial".

El informe llega justo cuando se cumple un año de la mayor crisis financiera que ha sufrido Andorra, que llevó a que los clientes de BPA todavía hoy sufran una suerte de corralito que les impide retirar más de 2.500 euros semanales. Ese incidente se desató después de que la agencia antifraude (FinCen) del Tesoro de EE UU emitiera una nota en la que acusaba a BPA de favorecer el blanqueo de capitales procedente del crimen organizado, que fue retirada hace apenas dos semanas. Las autoridades andorranas intervinieron BPA y encargaron este trabajo a PwC. Tras doce meses, el informe concluye que 27.000 clientes (el 92,6% del total) pueden ser traspasados al banco bueno. El resto, unos 2.165, se dividen en dos grupos: 923 son presuntamente sospechosos y otros 1.242 podrían ser calificados "aptos" pero deben entregar documentación que avale la legitimidad de las cuentas, según la AREB.

La AREB quiere poner en marcha en breve el proceso para subastar Vall Banc (como se conoce al banco bueno). De momento, han presentado ofertas ocho entidades: cuatro extranjeras y los cuatro bancos andorranos.