Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los españoles compran menos en Internet que otros europeos

Solo el 19% de los consumidores adquiere bienes cada semana en la Red, un porcentaje por debajo de la media europea

Dos mujeres jóvenes fotografían con sus móviles el escaparate de una tienda de ropa, en una calle de Madrid.

El comercio electrónico tarda en despegar en España. Una mayoría de españoles sigue confiando en la tienda física para realizar sus compras semanales, mientras que solo un 19% de consumidores lo hace por Internet, según una encuesta realizada por la consultora PwC entre 23.000 personas en 15 países. Un porcentaje muy por debajo de la media mundial, situada en el 29%, y de la de los principales países europeos, como Reino Unido, con un 45%, Alemania (34%), Italia (32%) y Francia (27%), o de China, donde el 71% de los encuestados dice comprar productos online al menos una vez cada siete días.

La brecha digital afecta a España sobre todo en el segmento de las compras. Aunque solo una minoría adquiere bienes por Internet con frecuencia, la mayoría (un 66%) asegura que su método preferido para informarse sobre productos deseados es acudir a la Red. Sucede especialmente en artículos como libros, música, videojuegos o películas, que son los productos que se compran con mayor frecuencia a través de los canales del comercio electrónico.

Según esta encuesta, uno de cada dos españoles, el 50%, asegura no haber comprado nunca por Internet a través de dispositivos móviles, mientras que solo un 7% reconoce comprar con frecuencia con estos aparatos. Casi la mitad que en Alemania o Reino Unido. "La crisis ha ralentizado el consumo digital. No solo sigue habiendo una brecha con países tecnológicamente maduros, sino que también otros, como México y Sudáfrica, nos están pasando porque utilizan más el móvil para realizar sus compras en Internet", señala Javier Vello, experto en comercio y socio de PwC.

El informe Total Retail 2016 de PwC considera que, a diferencia de otros países europeos, en España "el mercado del comercio electrónico no ha alcanzado su punto de madurez". La consultora lo relaciona con dos causas: en primer lugar, la elevada percepción de inseguridad de los consumidores españoles a la hora de volcar datos personales y números de cuentas para realizar las compras; y, en segundo lugar, por la falta de inversiones de empresas españolas para promover sus plataformas digitales.

El informe concluye que los consumidores chinos son los que están marcando la pauta de lo que será el comercio online dentro de tres años. El 19,6% de los chinos ya compra por Internet diariamente, mientras que en España son solo un 4% los que lo hacen cotidianamente, y un 7,1% en el mundo. La facilidad y sencillez —según el 62% de los encuestados— y la seguridad están tras la predilección del consumidor chino por las compras online. El país asiático se confirma así terreno de cultivo para las empresas de todo el mundo, en particular por las del lujo, en cuyo sector los clientes asiáticos representan el 30% del total.

Más información