Selecciona Edición
Iniciar sesión

Las mujeres lo tienen más difícil que los hombres

La desigualdad de género es un fenómeno muy arraigado aún en todos los ámbitos. La buena noticia es que la ciudadanía es consciente de la situación

pulsa en la foto

Un 8 de marzo más debemos recordar que la desigualdad de género es un fenómeno que sigue arraigado en todos los ámbitos de la vida en sociedad. La buena noticia es que la ciudadanía española es consciente de la situación. La amplia mayoría de la población (92%) cree que todavía falta para conseguir la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, según los datos de la encuesta Actitudes y Percepciones sobre desigualdad de género en España realizada por Metroscopia. Los cambios de mentalidades se están produciendo, sí, pero a distintas velocidades o, mejor dicho, con una lentitud variable.

En general, las mujeres están más concienciadas que los hombres sobre el estado de la cuestión. Ellas perciben, de media, casi un 20% más de desigualdad que ellos. Un pesimismo femenino que contrasta con un optimismo masculino: para un 28% de los hombres, la vida es en este momento igual de difícil para todo el mundo, afirmación compartida solo por el 15% de las mujeres.

Aun así, la población no solo es sensible al problema, sino que también se decanta por su causa principal: el 88% entiende que la persistencia de la desigualdad se debe fundamentalmente a la herencia cultural de la sociedad en que vivimos. Ni es biológica ni está incrustada en la naturaleza humana: la desigualdad se ha labrado social y culturalmente a pulso, está en la política, en la economía, en la familia... Afortunadamente, esto permitiría pensar que puede cambiarse y que dependería de todos el poder revertir la situación. Pero no deja de ser dramática: el 71% reconoce que son las mujeres quienes tienen en general una vida más difícil que los hombres, sobre todo en lo que respecta a los salarios, la conciliación laboral y familiar y el acceso a puestos de responsabilidad en las empresas.

Y, obviamente, la crisis económica tampoco ha ayudado. Solo un dato: prácticamente el mismo número de personas que piensa que la crisis ha afectado a todas las personas por igual (45%) cree que ha perjudicado más a las mujeres (42%). Por el INE sabemos que la población activa femenina ha crecido en los últimos años y, al mismo tiempo, la proporción de desempleadas es superior a la de desempleados. Cobran menos que los hombres por una hora de trabajo y, pese a que quisieran trabajar más horas, ellas siguen siendo mayoría en los empleos a tiempo parcial. Evidentemente, la crisis ha sido dura para todos, pero de una forma especial para las mujeres. Este reconocimiento es un paso necesario pero a todas luces insuficiente. Queda mucho por hacer.

Más información