Basf estudia comprar DuPont para bloquear la fusión con Dow Chemical

El gigante alemán del sector químico podría enfrentarse a duras regulaciones antimonopolio en caso de compra

Logo de la empresa química alemana Basf. AFP

El sector químico se encuentra en medio de turbulencias corporativas. Después del anuncio del gigante chino ChemChina de querer comprar la suiza Syngenta, la fusión entre las empresas químicas estadounidenses Dow Chemical y DuPont podría sufrir un frenazo por culpa de Basf, la mayor empresa química del mundo, que según la agencia Bloomberg está trabajando para presentar una oferta de compra para DuPont.

Fuentes citadas por la agencia señalan que Basf trabaja por adquirir DuPont desde antes de diciembre de 2015, es decir, de forma previa a que Dow y DuPont entraran en conversación para acordar su fusión. No obstante, las negociaciones entre Dow y DuPont están en una fase avanzada, y la posible compra por parte del grupo alemán podría enfrentarse a duros obstáculos regulatorios, sobre todo los de antimonopolio. Además, Si Basf lograse comprar DuPont, bloqueando la fusión con Dow Chemical, la misma DuPont estaría obligada a pagar una multa de 1.900 millones de dólares (más de 1.700 millones de euros).

El diario londinense Financial Times considera muy difícil que se cierre la operación, pero no excluye que el grupo alemán se haga finalmente con algunos activos de DuPont. El consejero delegado de BASF, Kurt Bock, dijo que la empresa se siente "cómoda" en su actual posición de mercado, y que cualquier decisión se tomará con prudencia. "Nos sentimos cómodos con lo que tenemos. Habría que analizar múltiples aspectos antes de tomar una decisión, mirando con atención a las expectativas de precios y se esto crearía valor o no", afirmó Bock.

BASF, con sede en Ludwigshafe (Alemania), tiene un valor de mercado de unos 58.000 millones de euros. Dow y DuPont suman ingresos anuales conjuntos superiores a los 90.000 millones de dólares (83.000 millones de euros) y una capitalización bursátil de 120.000 millones, superaría en facturación a la alemana BASF y a Monsanto en el sector de pesticidas.