JOSEP MARÍA ÁLVAREZ

“Quien mejor puede interpretar el derecho a decidir es la sociedad catalana”

El secretario general de UGT en Cataluña aspira a suceder a Cándido Méndez

Josep Maria Alvarez, secretario general de la UGT y candidato a suceder a Candido Mendez

Josep Maria Álvarez (Belmonte de Miranda, Asturias, 1956) lidera el sindicato en Cataluña desde 1990. Ahora opta a dirigir UGT en toda España.

Pregunta. Méndez le ve mayor para sucederle.

Respuesta. Tengo 59 años. Los delegados votarán y decidirán. Me parece que tengo plenas condiciones físicas y mentales, y en ese sentido me siento.

P. Si gana, ¿repetirá si gana con 63 ó 64 años?

R. Antes habrá que valorar la gestión. Y si estoy como hoy, sí.

P. Dos federaciones del sindicato, química y enseñanza, temen que la disminución de federaciones acabe con sus modelos organizativos y su personalidad.

R. Lo comprendo por las experiencias vividas. Pero vamos a un proceso diferente. No vamos a fusiones sino a un proceso constituyente. Las federaciones tienen que sectorializarse.

P. Cándido Méndez pide autoexigencia para evitar escándalos. ¿Cree que hasta ahora ha faltado?

R. Hay dos cuestiones que se visualizan. Por un lado, una organización que debe solventar lagunas de gestión. Y por otro lado, una organización donde el porcentaje de personas poco honestas es muy inferior a la media del país. Debemos ser muy autoexigentes, pero difícilmente vamos a evitar todo al 100%.

P. ¿Han fallado los sindicatos en la crisis?

R. Creo que no, pero hay una parte muy importante de los ciudadanos que creen que sí. De ahí viene esta situación de una pérdida de descrédito social que tenemos. Los sindicatos hemos estado presentes en todas las luchas empresariales, por eso en las empresas mantenemos nuestra fortaleza. Pero desde el punto de vista global, creo que esta crisis nos ha lastrado porque hemos sido bastante incapaces de poder parar las consecuencias.

P. Usted apoya el derecho a decidir en Cataluña. Méndez dice que es una expresión del derecho de autodeterminación sin cabida en la Constitución.

R. El derecho a decidir, quién mejor lo puede interpretar es la sociedad catalana, que lo ha bautizado así. El derecho a decidir es hijo de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el estatuto de Cataluña. Si Cataluña quisiera decir otra cosa, lo diría.

P. ¿Qué quiere decir?

R. Todo el mundo es libre de interpretarlo, pero si los catalanes no le han puesto otro nombre es porque nace como consecuencia de una decisión del Constitucional que viene a revocar una ley del Parlamento de Cataluña, del Congreso y del Senado, que fue refrendada por los ciudadanos. Si en Cataluña hubiera un 80% de ciudadanos, como manifiestan las encuestas, que tuvieran una posición asimilable a las maneras que han tenido de entenderlo otros, seguramente no estaría en esta situación. Si está en esta situación es porque hay un largo recorrido para el entendimiento y el acuerdo. Estoy en esa línea.

P. ¿Pero no por la independencia?

R. Es evidente que el derecho a decidir no es el derecho a la independencia, está muy lejos de eso. Ni siquiera el de autodeterminación.

 

Más información