La demora al cargar un vídeo en el móvil aumenta el estrés el 33%

Los retrasos en el ‘streaming’ causan una respuesta emocional negativa similar a la de una película de terror

Mujeres navegando con sus móviles, en Singapur. Bloomberg

El móvil es el utensilio esencial de nuestra vida cotidiana como aparato multiusos. Pero también una fuente de insatisfacciones cuando su funcionamiento no es el que esperamos. Por medio de tecnología aplicada a la neurociencia, se pueden medir objetivamente respuestas emocionales a diversas experiencias relacionadas con los smartphones. Un estudio ha revelado que los retrasos en la carga de páginas web y videos conducen a un aumento considerable de la frecuencia cardíaca y de los niveles de estrés, según revela el último informe Mobility Report realizado por la compañía de telecomunicaciones Ericsson.

Así, un retraso de seis segundos a la hora de cargar un vídeo en streaming como los de YouTube en el móvil causa un aumento del 34% de los niveles de estrés, equivalente a la ansiedad que produce un examen de matemáticas o ver una película de terror, e incluso mayor que el estrés de estar al borde de un precipicio o una larga espera en la cola de la caja del supermercado. La prueba demostró también que el retraso en la descarga de páginas web bajo provocaba que la frecuencia cardíaca de los usuarios aumentara en un 38% de media.

El estudio fue realizado entre un total de 30 voluntarios de edades entre 18 y 52 años en Copenhague, seleccionados al azar de un panel existente de usuarios. Todos los participantes eran abonados de banda ancha móviles y realizaban visionados de vídeos regularmente en sus teléfonos inteligentes.

Los participantes fueron equipados con medidores de pulso, gafas de seguimiento de movimiento ocular, y se les colocó en la cabeza unos electrodos EEG para registrar la actividad cerebral. Cada uno fue equipado con un teléfono Android, y se les pidió completar 18 tareas en un período de 20 minutos. Las tareas consistieron en la navegación a través de los artículos de noticias en las páginas web y videos de YouTube que se crearon con una serie de retardos predeterminados.

A unos usuarios intensivos se les colocaron electrodos para ver su reacción cerebral 

Los individuos fueron evaluados mediante la medición de la carga cognitiva, un indicador de estrés, que expresa la cantidad de recursos mentales que requiere la realización de una tarea, al activarse la corteza prefrontal dorsolateral del cerebro. Se mide en una escala del 0 al 1. Una puntuación de hasta 0,7 es aceptable y se considera normal para el procesamiento adecuado de la información. Sin embargo, las puntuaciones de más de 0,8 se consideran muy altas y estresantes. Los retardos a la hora de cargar un vídeo o una página desataron una respuesta superior a esa puntuación.

Sin ningún retraso, los niveles de estrés durante el visionado del vídeo aumentan un 13% respecto al nivel de antes de la tarea. Un retraso al cargar el vídeo de dos segundos condujeron a un aumento de tres puntos del estrés, y de seis puntos si la demora es de seis segundos. Pero lo que más tensión añade son las pausas una vez que el vídeo ya se está emitiendo (el llamado rebuffering), que hace que los niveles de estrés aumenten 15 puntos porcentuales hasta el 34%.

El tráfico de vídeo es el que más rápido crece, a razón de un 45% cada año, y en el 2020 representará el 55% del total que se mueva por redes móviles.El volumen de datos de vídeo entre 2015 y 2020 multiplicará por 17 el que ha habido en los cinco años anteriores, según el informe de Ericsson.

Mala percepción de la compañía

Los retrasos en la carga de vídeos también causan el efecto añadido de una mala percepción de la operadora de telefonía móvil. Las demoras medias dieron lugar a un doble efecto negativo sobre el proveedor de servicios de banda ancha móvil, ya que no sólo disminuyó el compromiso con la compañía sino el deseo de cambiarse a la competencia. Pero si la demora aumenta los usuarios responden negativamente a todas las marcas de proveedor de servicio móvil. de valor de la marca.

Así, el índice de satisfacción -el NPS (Net Promoter Score)- de un cliente hacia un operador aumentaba significativamente, en 4,5 puntos, si se asociaba con una experiencia sin retrasos. Este dato también se producía al medir la vinculación emocional basada en un índice motivacional basado en la neurociencia. Por el contrario, el NPS disminuía en cuatro puntos de media si había retrasos moderados en la descarga o al retomar la reproducción.