Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Facebook acuerda pagar más impuestos en Reino Unido

La Red Social dejará de desviar los ingresos de sus grandes clientes a Irlanda

Un teléfono inteligente con el logo de facebook detrás. EFE

Facebook, la red social más grande del mundo, pagará en Reino Unido los impuestos por los beneficios obtenidos en este país. A partir de abril, el gigante tecnológico estadounidense cambiará su controvertida política fiscal, de manera que los ingresos generados por los grandes anunciantes británicos serán contabilizados en Reino Unido y no a través Irlanda, donde la compañía tiene su sede internacional y se beneficia de una fiscalidad más ventajosa.

La decisión, tomada en respuesta a las crecientes críticas por las agresivas técnicas de evasión fiscal utilizadas por las grandes multinacionales tecnológicas, elevará en varios millones de euros la factura fiscal de Facebook. En 2014, la empresa pagó poco más de 5.500 euros en impuestos de sociedades en Reino Unido, menos de lo que cotiza un trabajador británico medio.

“El lunes empezaremos a notificar a los grandes clientes británicos que desde anril recibirán facturas de Facebook Reino Unido y no de Facebook Irlanda”, ha dicho la compañía en una circular, que reproduce la BBC. “Sentimos que este cambio puede proporcionar transparencia a las operaciones de Facebook en Reino Unido”.

La medida afectará a clientes como Tesco, Sainsbury’s, Unilever o el grupo WPP. Las ventas de las empresas más pequeñas, donde la contratación de los anuncios se realiza online sin apenas intervención de trabajadores, seguirán enviándose a Irlanda, donde Facebook seguirá teniendo su cuartel general para sus operaciones fuera de Norteamérica.

Reino Unido representa menos del 10% de los ingresos globales de Facebook, pero se trata de un mercado estratégico, donde emplea a más de 850 personas. Irlanda es un país con una fiscalidad muy atractiva para las multinacionales, al tener un tipo de sociedades de solo el 12,5% y un tratamiento muy favorable para los licencias y royalties.

El cambio en la forma de operar de Facebook se produce después de que el Gobierno británico introdujera un nuevo impuesto sobre beneficios diferidos. Se trata de una tasa de un 25%, cinco punto más que el impuesto de sociedades en Reino Unido, que se aplicará a aquellas multinacionales que creen mecanismos para desviar los beneficios fuera del país.

El Tesoro británico ha dado la bienvenida a la decisión de Facebook, que supondrá un aumento de la recaudación. "El gobierno está comprometido con garantizar que las multinacionales paguen su parte justa de impuestos", ha asegurado el Tesoro en un comunicado. "Es el resultado de las medidas sin precedentes que hemos adoptado tanto a nivel nacional a través de la introducción de la traslación del impuesto sobre los beneficios, e internacionalmente a través del acuerdo con las principales economías del mundo para introducir nuevas normas para hacer frente a la planificación fiscal agresiva por parte de las multinacionales".

Las cada vez más sonoras quejas contra a las prácticas fiscales abusivas de las multinacionales están poco a poco provocando reacciones. Otro gigante tecnológico como Google, que ha sido también objeto de críticas por su estrategia fiscal, acordó pagar 172 millones de euros en impuestos diferidos.