Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Las ejecuciones hipotecarias de viviendas habituales bajan un 13% en 2015

El abaratamiento de los préstamos rompe la tendencia de 2014, cuando las demandas por impago crecieron un 8%

Concentración de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas con carteles de Stop Desahucios en una sucursal de Bankia, en Alicante. Pepe Olivares

La herencia más grave y desoladora de la crisis económica remite, tras haber aumentado un 8% en 2014. Las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales iniciadas en 2015 descendieron un 13% con respecto al año anterior. Así, las demandas por impago de hipotecas, que permiten a la entidad financiera subastar el inmueble para recuperar los importes prestados más los intereses, afectaron a 30.334 propietarios. En 2014 fueron 34.680 titulares, según los datos publicados hoy jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Solo en el cuarto trimestre del año pasado se registraron 6.898 ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales, un 23% menos que en el mismo periodo de 2014.

El abaratamiento de las cuotas hipotecarias —al situarse el euribor en negativo por primera vez en la historia (febrero cerró en el -0,008%) y congelar los gastos familiares—; las prórrogas de la moratoria y las negociaciones con las entidades financieras (dación en pago, cambio en las condiciones, seguir viviendo en el piso a cambio de un alquiler...) han conseguido contener parcialmente el problema. Aún así, las cifras revelan que el desempleo sigue dificultando el pago de muchas hipotecas, lo que lleva a las entidades financieras a ejecutarlas. El INE recuerda que solo una parte de todas las ejecuciones hipotecarias terminan con el lanzamiento (desahucio) de sus propietarios.

El año pasado también descendieron las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas que no son residencia habitual. Un total de 8.609 personas con segundos o terceros inmuebles recibieron la certificación. Al margen del uso, como es habitual, los impagos se cebaron con las viviendas de segunda mano: el 13,7% de las ejecuciones hipotecarias en el año 2015 fueron nuevas y el 86,3% usadas. Por su parte, los procedimientos en las casas que tienen menos de dos años de antigüedad bajaron un 27,7% y en las de segunda mano descendieron un 12,7%.

El grueso de los titulares afectados se corresponde con aquellos que contrataron el préstamo hipotecario durante el año 2007, el punto álgido del boom inmobiliario. El periodo que va de 2005 a 2008 concentró el 59% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas en el año pasado. El 20,6% se correspondió con préstamos constituidos en el año 2007, el 15,9% a créditos suscritos en 2006 y el 11,3% a hipotecas de 2008. De las firmadas en 2007, el 0,99% inició una ejecución hipotecaria durante el año 2015. Murcia (1,02%), Andalucía (0,93%) y Comunidad Valenciana (0,88%) registraron los valores más altos. Por el contrario, País Vasco (0,09%), Galicia (0,33%), Cantabria y Navarra (ambas el 0,34%) presentaron los más bajos.

La misma tendencia a la baja han seguido el total de fincas urbanas, rústicas, solares y otros inmuebles, que han sumado 101.820 ejecuciones en el conjunto de 2015, lo que supone un 15,5% menos que en 2014.

Más información