El grupo catarí beIN compra los estudios de cine Miramax

Se desconoce el importe pagado por la firma californiana, que ha rodado películas como 'No es país para viejos'

El grupo catarí beIN ha anunciado este jueves la adquisición de los estudios de televiisión y de cine Miramax, que han rodado películas tan conocidas como Pulp Fiction, No es país para viejos o Chicago. BeIN, propietario de una red de canales deportivos y de cine en 24 países de Oriente Próximo, el norte de África, Europa —entre otros países, en España— y Estados Unidos, ha dejado claro que Miramax continuará operando como estudio independiente tras la operación corporativa y no ha hecho público el montante que ha abonado por la compañía con sede en Santa Mónica (California, EE UU).

Josh Brolin, en la inmensidad del desierto de No es país para viejos., producida por Miramax.

"Estamos muy contentos de haber logrado este hito en nuestra estrategia", ha afirmado en un comunicado el presidente y consejero delegado del grupo beIN, Nasser Al-Khelaifi. El catálogo de Miramax tiene más de 700 películas que han ganado un total de 68 premios Oscar. Más allá de las citadas Pulp Fiction, No es país para viejos y Chicago, Miramax destaca por haber rodado títulos como El paciente inglésShakespeare in love. La empresa fue fundada en 1979 por Harvey y Bob Weinstein, que la vendieron a la Walt Disney Company en 1993 por 60 millones de dólares.

En 2010, Miramax fue adquirida por un precio 10 veces superior por un grupo de inversión liderado por el magnate del sector inmobiliario Ron Tutor, la firma de capital riesgo Colony y el fondo soberano catarí, que posteriormente se hizo, además, con la participación de Tutor. Tanto Colony como el fondo soberano catarí trataron de deshacerse de su participación en la firma cinematográfica si éxito: ningún inversor acudió a la oferta de venta de 1.000 millones de dólares.