ANÁLISIS

¿En qué te afecta la subida de las tasas de interés?

Si tienes deudas en tus tarjetas de crédito o financiamientos de casa o autos de tasa variable, mejor empieza a reducirlos

Dólares y pesos mexicanos en una casa de cambio en Texas. Bloomberg

Si tienes deudas de tarjeta de crédito, créditos revolventes o cualquier financiamiento a tasa variable es hora de que te apliques y las reduzcas porque su costo empezará a subir: en febrero el Banco de México aumentó de un 3.25 a un 3.75% anual su tasa de referencia, después de un largo ciclo de bajadas de tasas que comenzó en 2008.

Es curioso como el año pasado las noticias que más hemos seguido los mortales tienen que ver con la cotización del dólar, pero esta, que tiene que ver con muchos más aspectos de nuestro bolsillo y también con la moneda de Estados Unidos, nos ha pasado de noche.

¿Por qué importa la tasa de interés?

La tasa de interés tiene varias funciones:

  • Es el costo que un banco central les cobra a los bancos del país por prestarles dinero y ellos a su vez lo usan como base para lo que cobran a sus clientes por el financiamiento.
  • La tasa de interés también es lo que el banco central paga a los inversionistas en los instrumentos de deuda que emite (Cetes, bonos).
  • Esto la convierte en una herramienta del banco central que tiene efectos en la inflación, el crecimiento y el tipo de cambio: si la tasa de interés es baja y el crédito es barato, la gente está más dispuesta a gastar, esto puede generar crecimiento, pero también inflación porque hay más demanda; si la tasa de interés es alta, el costo del crédito será mayor, el crecimiento menor y también la inflación porque baja la demanda.

¿Qué tiene que ver con el dólar?

La tasa de interés de referencia “compite” con las de otros países por el dinero de los inversionistas: si en EE UU están dando solamente entre 0.25 y 0.5% anual por invertir en sus bonos, puede que una tasa de 3.75% les parezca mucho más atractiva y estén dispuestos a traer sus dólares a México, aunque sea un país emergente y en teoría financieramente más riesgoso (la ironía es que ahora los países desarrollados están más endeudados que los emergentes).

Parte de la caída de las monedas emergentes frente al dólar que empezó en 2014 fue porque empezaron los rumores de que por fin Estados Unidos iba a subir sus tasas de interés, después de haberlas bajado de 4.25% a un rango de 0 a 0.25% anual a partir de la crisis financiera global de 2008. Aunque los países emergentes tenían tasas varios puntos mayores, el diferencial les empezó a parecer poco y empezaron a sacar su dinero para llevarlo a instrumentos en dólares. Esto se conoce también como “vuelo hacia la calidad” porque el dinero se va a instrumentos “más seguros”.

Banco de México iba “siguiendo” los movimientos de tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos: La Fed subió 0.25 sus tasas en diciembre; Banxico hizo lo mismo, pero al parecer el dólar a 19.10 pesos los empezó a preocupar porque podía generar contagios en los precios de productos y servicios y afectar a la inflación (Este es el comunicado). Por esto decidieron hacer una subida independiente y de mayor magnitud que la de diciembre: 0.50 puntos.

Hay otros factores como el petróleo, China o la misma economía de EU, pero como hemos visto la última semana, la tasa de interés por supuesto pesa en la cotización del peso frente al dólar, que el día del anunció cerró en 18.28, después de una buena racha casi en 19 en fix y por encima de esto en ventanilla.

¿Qué va a pasar con los créditos?

Quizás no de inmediato, pero seguramente este aumento se va a reflejar en unos meses en las tasas de tarjeta de crédito, créditos revolventes y en los nuevos créditos personales o de auto que se generen, aunque sean a tasa fija.

Los créditos hipotecarios tardarán un poco más en subir, pero también lo harán.

El indicador a vigilar para los créditos hipotecarios son los bonos a 10 años, porque los bancos colocan deuda a esos plazos y con el dinero que reciben de los inversionistas fondean las hipotecas que otorgan.

Especialistas hipotecarios como Fernando Soto-Hay mencionan que los bancos absorberían las primeras subidas de tasas - como la de diciembre que solo fue de 0.25 - para mantenerse competitivos, pero conforme el bono a 10 años empiece a subir, también lo veremos en las nuevas tasas disponibles para este mercado.

¿Y en qué beneficia o perjudica a los ahorradores?

La subida afectará al precio de los instrumentos de renta fija de mediano y largo plazo (bonos, fondos que invierten en deuda, los instrumentos de las afores), pero beneficia a los ahorradores que próximamente quieran contratar algún pagaré o instrumento de deuda, porque tendrán mejores tasas que los ocho años anteriores. De cualquier manera como las subidas de tasas pueden continuar, es mejor estar a plazos cortos en este tipo de instrumentos para aprovechar las alzas de tasas en las renovaciones.

* Sofía Macías es especialista en educación financiera y autora de la serie de best-sellers Pequeño Cerdo Capitalista. Puedes encontrarla en Twitter como @PeqCerdoCap y en www.pequenocerdocapitalista.com

Más información