¿Y si un dron chocase con tu avión? Los pilotos británicos piden investigar qué ocurriría

Entre abril y octubre del año pasado se registraron 23 incidentes en Reino Unido

Un dron de reparto porta un paquete bajo la estela de un avión comercial. EFE

Los pilotos británicos han pedido al Gobierno que las autoridades investiguen qué ocurriría si un dron alcanza un avión en ruta, después de que se denunciasen varios casos en los que estos aparatos no tripulados casi chocan con aeronaves de pasajeros. Según ha informado este miércoles el sindicato Balpa (la asociación de pilotos aéreos británicos, por sus siglas en inglés), es importante que el Gobierno haga un análisis profundo sobre las serias consecuencias de un impacto con un dron, ya que éstos llevan unas baterías eléctricas que contienen el elemento químico litio, el elemento sólido más ligero.

A finales de enero los pilotos británicos ya habían urgido a las autoridades a tomar cartas en el asunto y advirtieron de su potencial de causar un desastre aéreo, según informaba el diario The Guardian, pero la petición formal ha llegado este miércoles. Según sus datos, entre el 11 de abril y el 4 de octubre del año pasado se denunciaron 23 casos en los que un dron estuvo a punto de hacer impacto con un avión en maniobras de despegue o aterrizaje.

El más grave de todos se produjo cuando uno de estos vehículos aéreos no tripulados estuvo a unos 25 metros de un Boeing 777 en las inmediaciones del aeropuerto londinense de Heathrow, el mayor de Europa por número de pasajeros. Este caso que recibió la categoría A (el riesgo más alto de choque) por el Consejo Aéreo del Reino Unido, un grupo independiente que analiza estos incidentes y que recibe las denuncias de los pilotos.

De los 23 casos alertados, 12 recibieron esta misma categoría A, entre ellos uno ocurrido el pasado 13 de septiembre con un avión Embraer 170 cuando se aproximaba al aeropuerto de la City de Londres y volaba sobre el Parlamento británico. La Autoridad de Aviación Civil (CAA) británica prohíbe el uso de aparatos no tripulados a unos 50 metros de un avión.

Los casos no circunscriben a Reino Unido. Quizá el más sonado se produjo en julio del año pasado, cuando un Embraer ERJ-195 de la compañía alemana Lufthansa con 108 personas a bordo estuvo a punto de colisionar con un dron mientras realizaba las maniobras de aproximación al aeropuerto Chopin de Varsovia, el más importante de Polonia. Aquel contratiempo fue el primero de esta índole que registró Aviation Herald, una página web que contabiliza todos los incidentes y accidentes aéreos y que goza de prestigio y reconocimiento en el sector. Este sitio web desveló, además, la conversación en la que los pilotos del Embraer de Lufthansa advertían a la torre de control de que "deben tener cuidado" con lo que ocurre en su espacio aéreo y en la que califican lo ocurrido de "muy peligroso". A principios de año el uso de drones también causó cierto revuelo en Francia después de que se divisaran algunos de ellos en zonas sensibles de París.

Cada país ha regulado esta cuestión de forma asimétrica. Desde junio, por ejemplo, Alemania impide el uso de drones en un radio de 1,5 kilómetros de cualquier aeropuerto. Cualquiera persona o empresa que quiera volar uno de estos aviones no tripulados dentro de ese perímetro debe pedir permiso a las autoridades de control aéreo y asegurarse, en todo caso, de que el aparato no supera los 50 metros de altitud.

El piloto Steve Landells, que trabajó para la Real Fuerza Aérea británica (RAF), ha advertido de que si un dron alcanza un avión de pasajeros, éste podría sufrir un fallo mecánico. En declaraciones a la cadena pública BBC, Landells ha señalado que hay muchas investigaciones sobre el impacto de pájaros en los aviones, pero insistió en la necesidad de que se lleve a cabo una investigación específica sobre los drones.

Más información