Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El empleo crece en febrero con un aumento de 63.355 nuevos afiliados

El desempleo sube en 2.231 personas y queda en 4.152.986 parados registrados el mes pasado

 EFE

Una de cal y una de arena en febrero para el mercado laboral. El paro subió ligeramente, apenas 2.231 personas más. Suficiente para romper la tendencia de 2014 y 2015. La cola en las oficinas públicas se queda en 4.152.986 desempleados. En cambio, la afiliación media a la Seguridad Social creció en 63.355 cotizantes ocupados más. El instituto previsor cuenta con 17.167.712 afiliados, según el Ministerio de Empleo. En el último año, la ocupación ha ganado un 2,97%, baja así del 3% por primera vez en meses y avanza una ligera desaceleración respecto al ritmo de crucero mantenido en 2015.

En febrero cuando la economía crece también lo hace el empleo. Eso es lo que ha visto durante esta crisis. El PIB acabó 2015 creciendo y ahora, aunque hay temores e incertidumbre sobre el futuro, lo sigue haciendo. Así que el mes pasado aumentó la ocupación. Lo hizo en una media de 63.355 afiliados nuevos a la Seguridad Social, un dato inferior el de 2015, pero superior que todos los demás en un mismo mes desde 2008.

Peor fue el paro registrado, el otro dato que el Ejecutivo ha divulgado. Creció en 2.231 desocupados más en las oficinas públicas. Seis años después, España todavía tiene más de cuatro millones de desempleados, si se toma como referente el paro registrado. El dato es incluso mayor si toman las cifras de la Encuesta de Población Activa, el mejor indicador del mercado laboral en España, que eleva el desempleo hasta casi 4,8 millones de personas sin trabajo.

A pesar de que las heridas abiertas por la crisis en el mercado laboral siguen abiertas, también es cierto que lleva años largos mejorando. En las cifras desestacionalizadas, donde se eliminan los efectos de fenómenos como las temporadas altas del turismo y campañas agrícolas, se aprecia que la afiliación a la Seguridad Social crece desde el verano de 2013. También el paro registrado medido en términos desestacionalizados bajó en febrero, en 13.538 personas.

El aumento de la afiliación se ha notado en casi todas las ramas de actividad. Solo en tres febrero ha contado con menos cotizantes (agricultura, comercio y sanidad). En el resto creció, liderada por hostelería y construcción en las que el empleo creció en más de 21.000 ocupados en ambos casos, seguido de educación, con 17.000 más.

Un aspecto reseñable es el incremento anual de la afiliación: el 2,97%. Este porcentaje, con ser importante, muestra cierta desaceleración en la mejora del mercado laboral. Entre febrero y marzo de 2015, el empleo comenzó a crecer a un ritmo alto que se ha traducido en un incremento interanual superior al 3% durante 11 meses consecutivos. Habrá que esperar a los próximos meses para ver si el ritmo anual de crecimiento —con la llegada de la Semana Santa los datos anuales serán buenos muy probablemente— sigue frenando y la mejora laboral se enfría.

Por lo que respecta a los datos de contratos firmados, estos crecen a una velocidad importante respecto al año anterior. Un aspecto positivo de la contratación en febrero fue que los contratos indefinidos firmados (139.364) superaron el 10%.

No obstante, las cifras del mes pasado no han tenido influencia sobre el conjunto, entre los asalariados afiliados a la Seguridad Social la temporalidad sigue teniendo un peso muy significativo en el conjunto. En cambio, quienes tienen un contrato indefinido y a jornada completa suponen el 49,9% del total de asalariados.

Otro de los puntos en los que se nota la duración y las heridas todavía abiertas de la crisis es la protección frente al desempleo. En enero, este dato siempre va un mes con retraso respecto del resto, la tasa oficial de cobertura se situó en el 55,7%, unas décimas menos que hace un año. Conforme va transcurriendo el tiempo, la cobertura mengua, aunque ya no lo hace al ritmo que lo hacía en años anteriores. Por ejemplo, el porcentaje de enero de 2015 (56,5%) era casi seis puntos porcentuales inferior al del mismo mes de 2014.

El deterioro de la protección contra el paro tiene traducción directa en las arcas públicas. El gasto total de prestaciones y subsidios ascendió a 1.752 millones, un 10,7% menos que en 2015.

Más información