OPINIÓN

La Fed, el renuente banquero central del mundo

La Reserva Federal estadounidense es el banco central más reacio a reconocer su alcance global

Se supone que estamos en la era de los bancos centrales poderosos, dispuestos a esgrimir su potencia a nivel mundial. No obstante, el más poderoso de todos –la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed)– también es el banco central más reacio a reconocer su alcance global. Al igual que todos los bancos centrales, la Fed, tiene un mandato local, el que se enfoca en la estabilidad de los precios y en el empleo a nivel nacional. Sin embargo, a diferencia de la mayor parte de los bancos centrales, la Fed tiene responsabilidades globales. Esta tensión constituye la raíz de algunos de los problemas más amenazantes que la economía mundial enfrenta hoy día.

El que la Fed tenga responsabilidades a nivel global obedece a dos razones que se relacionan estrechamente entre sí, pero ninguna de las cuales tiene mucho que ver con la necesidad de evitar las "guerras de monedas" que tanto preocupaban a Guido Mantega, ex ministro de Hacienda de Brasil.

En primer lugar, a pesar de la creación del euro y de la supuesta ascendencia del renminbi chino, el dólar continúa siendo la moneda preferida para contraer y otorgar préstamos a través del mundo. Cuando un banco o una empresa de Kuala Lumpur, Sao Paulo o Johannesburgo consigue un crédito en el exterior, es más probable que este se encuentre denominado en dólares que en cualquier otra moneda.

Si un banco local sufre una corrida, o si una empresa tiene problemas para renovar su deuda, se verá ante la necesidad de pedirle un crédito en dólares a su banco central, el cual, a su vez, puede que no tenga otra opción que solicitar esos dólares a la Fed. Cuando en 2007–2008 la Fed entró en acuerdos de intercambio de moneda con 14 bancos centrales, entre ellos los de cuatro economías emergentes (Brasil, México, Singapur y Corea del Sur), reconoció que es, de facto, el prestamista mundial de última instancia en dólares.

Sin embargo, según argumentan sus gobernadores, no se puede esperar que la Fed actúe de tal modo de manera habitual. En un discurso que pronunció en 2015, Stanley Fischer, uno de los gobernadores de la Fed que presta más atención al ámbito internacional, reconoció que un banco central global facilitaría la estabilidad financiera del mundo, pero finalizó diciendo: "Debemos dejar en claro que la Reserva Federal de Estados Unidos no es dicho banco".

La segunda razón por la cual la Fed tiene responsabilidades de orden global, es que sus políticas repercuten en las condiciones monetarias de todo el mundo. Existe cada vez más evidencia de que los shocks de política monetaria afectan las primas de riesgo, y que este canal opera a nivel internacional tanto como nacional, con consecuencias cuantiosas. En el episodio ocurrido en 2013 que se conoce en inglés como "temper tantrum", la mera insinuación de que la Fed podía disminuir el ritmo de su programa de adquisición de bonos, dio origen enormes salidas de capital y a bajas en los precios de los activos en la mayor parte de las economías emergentes.

La respuesta tradicional de la Fed, expresada elocuentemente por su expresidente, Ben Bernanke en la Conferencia de Investigación celebrada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en 2015, es simple: Dejen flotar sus monedas. El trilema estándar de la política monetaria internacional sostiene que en un país no pueden existir de manera simultánea un tipo de cambio fijo, la independencia monetaria y el movimiento libre de capitales, aunque sí pueden coexistir dos de estos tres elementos. Los países que permiten que su moneda flote tienen libertad para fijar las tasas de interés y para determinar las condiciones financieras a nivel nacional, incluso ante una situación de gran movilidad internacional de los capitales. Si no lo hacen ­–porque tienen metas para sus exportaciones o el tipo de cambio real– el problema es de ellos. Según señaló Bernanke, no se puede esperar que la Fed les preste asistencia.

Sin embargo, lo sostenido por Bernanke no es del todo convincente. Como lo afirma Hélène Rey, académica de London Business School, el canal de "asumir riesgos" de la política monetaria es tan poderoso a nivel internacional que las políticas de la Fed determinan en forma parcial las condiciones crediticias en muchos países, independientemente de sus regímenes cambiarios. Cuando la Fed relaja sus políticas, el crédito crece en todas partes del mundo y vice versa. De modo que no se trata de un trilema sino de un dilema con respecto a las políticas: es posible que se necesiten restricciones a la cuenta de capital –no solo tipos de cambio flexibles– para que los bancos centrales puedan ejercer un nivel de control efectivo sobre las condiciones internas de crédito.

La renuencia por parte de la Fed de servir como el acreedor mundial de última instancia, o de reconocer que los movimientos cambiarios no pueden neutralizar plenamente los efectos internacionales de sus acciones, parecería condenarla a ser una institución de mente estrecha y centrada en sí misma. Sin embargo, aún no llega el momento en que Donald Trump pueda empezar a aplaudir.

El mandato interno de la Fed le requiere que reconozca, según afirma Fischer, que "los efectos de la retroalimentación que tienen entre sí la economía estadounidense y las economías del resto del mundo, son de gran importancia". Y la magnitud de estos efectos va en aumento.

Históricamente, a la hora de justificar sus decisiones sobre las tasas de interés, la Fed no ha prestado mayor atención a las consecuencias que las condiciones internacionales tienen sobre la economía estadounidense. No obstante, en septiembre de 2015 rompió con su tradición. En las minutas oficiales de la reunión en que se fijó la tasa, así como en las de la conferencia de prensa que posteriormente dio su presidenta Janet Yellen, figuran menciones a la agudización de las incertidumbres en el exterior, entre ellas la debilidad de la economía china, como razones claves para dilatar el aumento de la tasa de interés por parte de la Fed.

Asimismo, se está prestando mayor atención a otras vinculaciones internacionales. A medida que la economía estadounidense se abre más al comercio internacional y a los movimientos de capital, el valor del dólar adquiere mayor importancia debido a sus efectos tanto sobre la inflación como sobre las condiciones financieras nacionales. En el actual debate en torno a las próximas acciones que debería emprender la Fed, la gobernadora Lael Brainard sostuvo recientemente que la apreciación real del dólar de 20% en 2014 y 2015, reduce la necesidad de imponer nuevas restricciones a las políticas monetarias.

Es evidente que preocuparse de la manera en que el mundo afecta a Estados Unidos, no es lo mismo que preocuparse de la salud de la economía del resto del mundo. Sin embargo, estos pequeños pasos son importantes. Barry Eichengreen, de Berkeley, ha demostrado que hace mucho tiempo que las consideraciones internacionales desempeñan un papel clave en la conducción de las políticas de la Fed, y que los últimos treinta años, en los que la Fed se ha volcado hacia adentro, han sido un tanto aberrantes.

Por lo tanto, es posible que la Fed, que cumplió 102 años de existencia, esté retornando a su tradición original. O, puede que su visión ya sea bastante internacionalista –como lo sugieren las acciones que emprendió durante la crisis financiera– y que sean solamente limitaciones políticas internas las que impiden que esto se reconozca abiertamente.

De cualquier modo, incluso un movimiento paulatino en esta dirección se acoge con beneplácito, ya que lo último que necesita el mundo es una Fed de mente estrecha. La historia financiera reciente sugiere que la próxima crisis de liquidez se encuentra a la vuelta de la esquina, y que las crisis de este tipo pueden acarrear enormes costos económicos y sociales. En una economía mundial fuertemente dolarizada, la única herramienta segura para evitar tales crisis es un prestamista de última instancia en dólares.

Ese acreedor bien pudo haber sido el FMI, pero no lo es. La Fed lo es. Cuanto antes reconozcan esto EE UU y el resto del mundo, más segura estará la economía mundial.

Traducido del inglés por Ana María Velasco

Andrés Velasco es ex Ministro de Hacienda de Chile y profesor de Professional Practice in International Development en la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales de Columbia University de EE UU.

© Project Syndicate, 2015. www.project-syndicate.org