Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Tres uniones regionales de UGT se dividen por el apoyo de sus líderes a Álvarez

Varias federaciones sectoriales de la Comunidad Valenciana, Navarra y La Rioja se desmarcan de la posición de los secretarios generales de sus comunidades autónomas

La división que se vivió el viernes pasado en Madrid se ha replicado en Navarra, La Rioja y la Comunidad Valenciana. Los secretarios generales de la UGT en estas comunidades autónomas estuvieron presentes en la presentación oficial de la candidatura de Josep Maria Álvarez para suceder a Cándido Méndez al frente de la central en el XLII Congreso, que se celebrará semana próxima. El líder del sindicato en Cataluña consiguió una imagen de fuerza en torno a su opción, pero con el paso de los días se ha debilitado.

Entre el lunes y este martes los responsables de las federaciones sectoriales de transporte, servicios privados, química y enseñanza en la Comunidad Valenciana y Navarra han firmado un documento en que se puede leer que el secretario general de estas comunidades autónomas estuvo presente en el acto " título personal y [su presencia] no puede interpretarse como un apoyo en bloque" de la organización regional correspondiente. También en La Rioja se ha firmado un texto similar, en este caso no aparece la firma del responsable de la federación de enseñanza.

Las tensiones de estas cuatro uniones replican la que hubo en Madrid el pasado viernes, cuando la presencia de su secretario general en el acto de apoyo a Álvarez encontró la réplica de tres organizaciones: servicios, química y transporte.

Desde la candidatura de Álvarez se quita importancia a estos movimientos y se recuerda que el viernes ya advirtieron que las personas presentes en la mesa que presidía el acto estaban a título individual. En el caso de UGT del Pais Valencià, su secretario general, Gonzalo Pino, explica que su presencia era a título personal y tras un acuerdo de la comisión ejecutiva regional tras escuchar a los tres candidatos a la secretaría general.

Conforme se acerca el 9 de marzo, día que comienza el Congreso, las posiciones se van marcando. Y no solo en el ámbito estatal, también en las comunidades autónomas. A estas alturas queda claro que Josep Maria Álvarez cuenta con bastante apoyo en las dos federaciones sectoriales más grandes de UGT, la Federación de Servicios Públicos (FSP) y la de Industria y Construcción (MCA). Entre ambas, que han manifestado públicamente su apoyo, suman 160 delegados.

Por su parte, otro de los candidatos, Miguel Ángel Cilleros, líder del transporte, ha recabado bastante apoyo en las federaciones de transportes, servicios privados y químicas. Tres organizaciones que también se han posicionado públicamente y que suman 161 delegados.

Esto supone que de las seis federaciones de UGT, solo la federación de enseñanza, que aporta 23 delegados, no ha mostrado sus preferencias. Este escenario deja, en principio, poco espacio al tercer candidato a la secretaría de UGT, el líder canario, Gustavo Santana. Sin embargo, los sectores y organizaciones afines al sindicato suman 361 delegados, hasta sumar los 601 que irán al XLII Congreso hay que añadir los 240 que aportan las comunidades autónomas.

No obstante, hay que tener en cuenta que, pese a los bloques que se dibujan, el voto es individual y secreto. Esto puede suponer que este tipo de movimientos previos al congreso anticipen más cual va a ser el número de avales que cada uno de los candidatos coseche para oficializar su candidatura (necesitan 151, el 25% de los delegados) que los votos.

Más información