Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El volumen del crédito al consumo vuelve a crecer siete años después

La tasa anual sube un 0,2% en enero. El saldo vivo de préstamo a empresas y familias aún cae un 3,1%

Empresas y familias llevan siete años reduciendo deuda. Y el arranque de 2016 confirma que este ejercicio será el octavo. El saldo vivo de crédito al sector privado, según los datos difundidos este martes por el Banco de España se quedó en enero en 1,63 billones, un 3,1% menos que un año atrás, y casi 540.000 millones que en el inicio de 2009, cuando el volumen total de préstamo a hogares y empresas rondaba los 2,17 billones. Pero esos datos revelan que el saldo vivo de crédito al consumo sí ha dejado de bajar.

La modalidad de "otros préstamos" a los hogares, que excluye los créditos para adquirir viviendas -el recurso a financiación que más pesa en las economías familiares- sobrepasó los 163.000 millones en enero, lo que supone un 0,2% más que en el arranque de 2015. Es el primer crecimiento de este tipo de crédito, que incluye básicamente la financiación para operaciones de consumo de los hogares, desde principios de 2009.

El volumen de crédito empieza a crecer cuando el importe de los nuevos créditos que se formalizan supera el valor de la deuda que se amortiza. En el caso de los préstamos al consumo, las nuevas operaciones mantienen en enero el pulso, que ya llevó a un aumento del 18% en 2015 (19.800 millones, frente a 16.400 millones en nuevos créditos formalizados el año anterior). En el arranque de 2016 se registraron nuevas operaciones de financiación para el consumo familiar por 1.554 millones, frente a los 1.181 millones de enero de 2015.

Ajustes del Banco de España

Con las correcciones que aplica el Banco de España para calcular el flujo efectivo -ajustes por tipo de cambio y por el saneamiento que hacen las entidades en sus carteras de crédito-, el volumen de crédito al consumo ya había empezado a crecer, en la comparación anual, a mediados de 2015. Y en el caso del préstamo total a empresas y familias, el descenso es menos acusado (1,6% menos) con la metodología del supervisor financiero.

El crédito total a las familias retrocede, por el peso de la deuda hipotecaria. En total, el saldo vivo del préstamo a los hogares cae en enero a 721.563 millones (un 3,2% menos en la comparación directa con enero de 2015), de los que más de 558.000 millones corresponden a créditos para la vivienda.

En las empresas no financieras, la deuda roza los 912.000 millones, un 3% menos que un año atrás. Aquí, mientras el saldo vivo de préstamos concedidos por la banca española (544.850 millones, un 4,8% menos) y desde el exterior (282.600 millones, un 1% menos) sigue a la baja, el volumen de deuda colocada por las propias empresas mediante la emisión de títulos (84.500 millones, un 2,4% más) vuelve a crecer desde hace año y medio.