Selecciona Edición
Iniciar sesión

Glencore pierde 4.600 millones por el desplome de las materias primas

El gigante suizo vivió el año pasado su peor año desde la salida a Bolsa

El desplome de las materias primas llevó al gigante mundial del comercio del sector Glencore a vivir en 2015 su peor año desde que la compañía salió a Bolsa, en 2011. La firma suiza perdió el año pasado 4.964 millones de dólares (casi 4.600 millones de euros) frente al beneficio de 2.308 millones de dólares cosechado el año anterior. Los ingresos de la compañía disminuyeron un 23%, hasta los 170.497 millones de dólares frente a los 221.073 millones de 2014, según ha informado la multinacional en un comunicado.

Por su parte, el resultado bruto de explotación ajustado (Ebitda) de la compañía con sede en Baar retrocedió un 32% respecto a 2014, hasta los 8.694 millones de dólares (7.995 millones de euros), mientras que el resultado neto de explotación (Ebit) descendió un 68%, hasta los 2.172 millones de dólares (1.997 millones de euros). Pese a los malos datos que arroja su cuenta de resultados, la compañía redujo un 15% su deuda neta en el conjunto del año, hasta los 25.889 millones de dólares.

Por divisiones, solo se salva de la quema una completamente ajena al mercado de materias primas: la unidad de marketing y logística, que cerró el año en positivo.

Los directivos de la empresa prefieren ver el vaso medio lleno. El consejero delegado de Glencore, Ivan Glesenberg, ha valorado este martes de forma positiva el objetivo "riguroso" de reducción de deuda, la "disciplina" de oferta y las eficiencias de costes que han llevado a la compañía a obtener un "resultado robusto en unas difíciles condiciones de mercado", según reza una nota hecha pública por la empresa. El primer ejecutivo ha remarcado el "debilitamiento" reciente de los mercados financieros ante la bajada del comercio y del crecimiento económico global, pero remarcado que las materias primas han tocado fondo y, sobre todo, que las ventas de Glencore en China han resistido "bastante bien" las turbulencias en el gigante asiático.

Por su parte, el director financiero de la firma, Steve Kalmin, ha sacado pecho por la fuerte reducción de deuda en 2015 y ha abierto la puerta a un regreso al reparto de dividendos el año que viene si la cuenta de resultados acompaña. Este optimismo exhibido hoy por la cúpula de la empresa contrasta con el entorno adverso al que se enfrenta todo la industria. Los principales metales industriales se han desplomado este año y han obligado a los principales actores del sector a replegar velas con una reducción drástica de sus niveles de deuda y una desaparición generalizada de los dividendos.

Las acciones de Glencore retrocedían un 2,5% a una hora y media del cierre de la Bolsa de Londres, donde cotizan. En los últimos 12 meses la caída se eleva hasta el 50%.