Selecciona Edición
Iniciar sesión

El dueño del NYSE considera hacer una oferta por la Bolsa de Londres

El operador de Wall Street trata así de torpedear la fusión entre iguales anunciada la semana pasada con la Deutsche Börse

El Intercontinental Exchange trata de aplacar de nuevo la ambición expansionista de la Deutsche Börse. El dueño del New York Stock Exchange confirmó este martes que está considerando hacer una oferta por el London Stock Exchange, el mayor operador bursátil en Europa. El gestor de Wall Street se prepara para así mover ficha una semana después de que las dos plataformas en el Viejo Continente anunciaran un acuerdo de fusión entre iguales. También se lo está planteando el Chicago Mercantil Exchange.

Hace dos años que el ICE adquirió el operador de referencia de Wall Street, tras dar un portazo estratégico al Nasdaq. Aquella operación que le hizo con el control con el Big Board se valoró en 8.200 millones de dólares. La compra le permitió penetrar en los mercados de acciones, energía y derivados en Reino Unido Francia y Países Bajos. Pero el acuerdo germano-británico le crearía un poderoso rival al otro lado del Atlántico.

El ICE era hasta la compra del NYSE un mercado alternativo relativamente pequeño. El operador bursátil fue fundado hace solo 16 años por Jeffrey Sprecher para dar más transparencia a la negociación de productos energéticos, como el gas natural para la generación eléctrica. El LSE cuenta, sin embargo, con más de dos siglos de historia. El gestor del mercado de futuros de Chicago también está considerando mover ficha.

La Deutsche Börse ya intentó hace unos años una fusión con el NYSE Euronext para reforzar su presencia en el mercado de derivados. Pero aquella operación se topó el muro de los reguladores en Europa. Este interés por el LSE hizo que sus acciones repuntaran un 7,5% al inicio de la jornada de este martes. El ICE debe concretar aún su oferta si finalmente decide entrar en una puja por su rival en Londres.

La plataforma electrónica Nasdaq ya hizo una oferta hace una década por el LSE. Pero aquella alianza estratégica fue rechazada de plano por el gestor bursátil londinense, lo forzó a su rival estadounidense a ir incluso por la vía hostil. El Nasdaq aspiraba entonces a crear el mayor mercado de acciones del mundo, en un momento en el que el NYSE y Euronext preparaban su fusión.