Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Abengoa pierde 1.213 millones en 2015 por los saneamientos y deterioros

La antigua filial estadounidense Yield, ahora compañía independiente, multiplica por seis las pérdidas

El grupo de ingeniería y energía Abengoa, en preconcurso de acreedores, perdió 1.213 millones de euros en 2015, frente al beneficio de 125 millones registrado el año anterior, debido a los saneamientos y deterioros derivados de su actual situación preconcursal. Según informó la compañía al regulador bursátil pasadas las 11 de la noche del lunes, la facturación del grupo se situó en 5.755 millones, lo que supone una caída del 19,5%. Su resultado bruto de explotación fue de 515 millones, frente a los 1.408 millones de 2014.

Atlantica Yield, la filial estadounidense de Abengoa, que ahora funciona como una empresa independiente (y no consolida con la matriz), ha multiplicado por seis las pérdidas, hasta los 209 millones de dólares (192 millones de euros), y frente a las pérdidas de 31,6 millones registradas en 2014. Solo en el cuarto trimestre, la empresa acumuló números rojos por valor de 234 millones de dólares. La compañía destacó en un comunicado que sus ingresos se han duplicado, hasta 790 millones de dólares (726 millones de euros), frente a los 362 millones de 2014. "El rendimiento Atlantica se enfrenta a un momento difícil, debido principalmente a la situación de nuestra matriz. En este contexto, estamos muy satisfecho con el rendimiento de nuestra cartera en 2015, incluyendo las últimas adquisiciones", destaca en una nota Santiago Seage, director de la firma estadounidense.

En cuanto a Abengoa, recuerda que la falta de liquidez y la negociación de su deuda ha lastrado los resultados. "El resultado neto supone una pérdida de 1.213 millones de euros debido fundamentalmente a los impactos negativos por un importe de 878 millones de euros relacionado con la aplicación de determinadas estimaciones sobre las medidas establecidas en el Plan de Viabilidad elaborado por Alvarez & Marsal", explica la empresa. Está inmersa en las negociaciones con sus acreedores y bonistas para tratar de evitar el concurso de acreedores, en el que podría incurrir el 28 de marzo si no logra antes un pacto para hacer frente a su enorme deuda.

La compañía señala que muchas de sus actividades se han parado, lo que también afecta a sus cuentas. De ahí, que destaque "el impacto sufrido en la evolución del negocio operativo tras la ralentización, e incluso parada en algunos casos, de forma generalizada en todas las actividades de Abengoa desde inicios del mes de agosto, y especialmente en el último trimestre de 2015, fruto de la progresiva disminución de la posición de liquidez de la compañía derivada de los problemas de acceso a los mercados de deuda y capitales".

Menos deuda por la salida de Atlantica Yield

Por divisiones, ingeniería y construcción ingresó 3.330 millones; bioenergía 2.018 millones, e infraestructuras concesionales 407 millones. La empresa recuerda que ha apartado de la matriz a Atlantica Yield, su gran filial estadounidense, que ahora funciona por separado. Y que el pasivo total de la compañía se reduce desde los 25.247 millones de euros a 16.627 millones de euros, como consecuencia fundamentalmente de la desconsolidación de esa compañía.

Al cierre de 2015, la compañía contabilizaba una financiación corporativa de 6.325 millones, de los que 468 millones estaban vencidos. La deuda bruta total asciende a 9.395 millones de euros. Además, sumaba pagos pendientes a proveedores por 4.379 millones, de los que 604 millones estaban vencidos.

Más información