Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Moody’s cree que el pacto de Rivera y Sánchez es “negativo” para la deuda

La agencia de calificación define como vago el acuerdo y todavía aprecia "riesgo" de que haya elecciones en junio

Moody's cree que el pacto al que han llegado el PSOE y Ciudadanos es "vago en política fiscal y económica". No obstante, la agencia de califiación sí que ve dos puntos clave en el pacto: "la política fiscal y la reforma laboral". Y en el primero señala que el alivio sobre la política de austeridad, "lo que es negativo de un punto de vista crediticio".

En una nota escueta de cinco párrafos, poco más de una página y un gráfico con la composición del parlamento español en la pasada legislatura y esta, Moody's explica a sus clientes que el pacto que anunciaron el pasado miércoles el PSOE y Ciudadanos no supone que vaya a haber un Gobierno pronto en España. "La actual composición del parlamento hace imposible la formación de un Gobierno sin apoyo, o en forma de voto positivo o de abstención, del Partido Popular, dado que Podemos ha fijado claramente su oposión a la agenda propuesta política", señala la agencia, sin detenerse en que también Mariano Rajoy ha rechazado el acuerdo contundentemente.

Señala Moddy's ya en el primer párrafo de la nota que si se aplica "lo esencial del pacto", esto hace improbable "una reversión de la tendencia adversa de la deuda de España". Continúa explicando la agencia que el resultado de las elecciones ha ralentizado las reformas. "Como resultado, creemos improbable que el país pueda implementar reformas significativas para mejorar la situación del crédito en los próximo cuatro años, lo que tendrá consecuencias negativas para la marcha del crecimiento y la deuda".

A Moody's no solo le disgusta que PSOE y Ciudadanos quieran aliviar la política de austeridad. Tampoco le agrada que se ponga sobre la mesa la redacción de un nuevo Estatuto de los Trabajadores, lo que supone, de hecho, una derogación de la reforma laboral de 2012. "Sin más detalles, es imposible medir las implicaciones de crédito, de cualquier cambio, aunque la mención de la reforma plantea preguntas acerca de previsibilidad de las políticas en el actual clima político".