Starbucks se atreve con la cuna del café ‘espresso’: desembarca en Italia

La cadena de cafeterías abrirá a comienzos de 2017 su primer local en la ciudad italiana de Milán

Italia deja de ser un territorio prohibido para Starbucks tres décadas después. La cadena estadounidense de cafeterías fundada por Howard Schultz ya tiene la primera licencia para estrenar un local en el país que se asocia mundialmente con el espresso. El desembarco se producirá a comienzos del próximo año en la ciudad de Milán, con una cafetería que operará la compañía Percassi. Es el socio elegido para llevar su forma de hacer café por todo el mercado.

Schultz cuenta que fue un viaje de negocios que hizo hace ahora 33 años a Milán y Verona, lo que cambio su vida para siempre. Tras aquella visita empezó a forjar un imperio que genera 19.160 millones de dólares en ingresos anuales (unos 17.600 millones de euros). “La historia de Starbucks está directamente vinculada con la manera que los italianos crean y ejecutan la taza perfecta de espresso”, señala el ejecutivo, “ahora vamos a intentar compartir lo que hacemos con gran humildad y respeto hacia la cultura del café en Italia”.

Howard Schultz ante el Duomo de Milán

En la nota con el anuncio se explica que se está poniendo un gran cuidado en el diseño de la primera cafetería que abrirá en Milán. “Queremos hacerlo bien”, insiste Howard Schultz, que quiere demostrar a los clientes italianos que la experiencia de tomar un café en Starbucks puede funcionar también en el país cuna del espresso. “Sabemos que es un reto único”, añade Antonio Percassi, su socio, “pero estamos convencidos de que los italianos están preparados”.

Starbucks fue fundada hace 45 años en la ciudad de Seattle, en la costa Oeste de Estados Unidos. Ahora la franquicia opera más de 23.000 cafeterías por todo el mundo. Hace dos años puso la primera pica en Colombia, otro de los mercados tradicionales del café que se había resistido a la multinacional estadounidense. Schultz no precisa en cuántas cafeterías va a abrir en Italia en los próximos cinco años. Las ventas de Starbucks en Europa crecen a un ritmo del 5%.