Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Las sociedades de inversión inmobiliarias triplican sus beneficios

Las socimi destinaron 8.636 millones en comprar oficinas, centros comerciales, edificios y hoteles

Las grandes sociedades de inversión inmobiliaria, bautizadas como socimis, ganaron el año pasado 251,2 millones de euros, lo que supone casi multiplicar por tres el beneficio obtenido el año anterior de 89,5 millones, según las cuentas anuales de estas principales empresas depositadas en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Las socimi son empresas cotizadas, que se rigen por una normativa aprobada por el Gobierno a finales de 2012, que les otorga ciertas ventajas fiscales. Estas sociedades adquieren activos inmobiliarios, oficinas, edificios, centros comerciales u hoteles, para conseguir rentas de alquiler. Los beneficios que generan están exentos del impuesto de sociedades si más del 80% de su facturación procede arrendamientos de inmuebles que formen parte de su cartera al menos tres años.

El año pasado se produjo la eclosión de estas sociedades cotizadas, donde están invirtiendo las grandes fortunas tradicionales y los principales fondos de inversión mundiales. Las socimi también han multiplicado su inversión. Han destinado 8.636 millones a ampliar su cartera de oficinas y otros inmuebles, un 173% más que en 2014. Las cuatro grandes socimi, Merlin Properties, Hispania, Axiare y LAR, acumulan una capitalización bursátil de más de 5.300 millones de euros. Sus ingresos durante el año pasado ascendieron a 326 millones de euros, el triple que el año anterior.

Merlín, la primera socimi en cotizar en el Ibex 35, ingresó durante el año pasado 214 millones de euros, cerca de cuatro veces más que el año anterior. Esta sociedad, constituida por antiguos ejecutivos de área de inversión de Deutsche Bank, ganó 49 millones de euros, casi lo mismo que el año anterior. Y eso que ha tenido que digerir la compra de Testa.

La compra de Testa

Una de las principales operaciones del año pasado fue la compra por parte de Merlin Properties de la sociedad inmobiliaria de la constructora Sacyr, Testa, por 1.794 millones de euros. De esta forma, Merlin se ha consolidado como la primera socimi del mercado español e incluso ha entrado a cotizar en el selectivo Ibex 35.

Hispania es probablemente una de las socimi más conocidas gracias a la inversión del magnate George Soros y el popular gestor de hedge funds John Paulson. Hispania ganó el año pasado 73,4 millones de euros, casi cuatro veces más que los 17.5 millones de beneficios que consiguió en 2014.

Hispania, por su parte, ha reforzado su cartera de hoteles con la adquisición de complejos turísticos en Tenerife, Málaga y la compra al grupo Barceló de BAY hoteles por 125 millones.

Axiare, la tercera socimi española por capitalización bursátil, ganó el pasado año 85 millones de euros, frente a los 18,9 millones del ejercicio precedente. "La Sociedad ha adquirido 13 inmuebles --16 en 2014--, principalmente asignados al segmento oficinas", señalan las cuentas anuales de esta socimi que invirtió 743 millones de euros durante el año pasado en nuevos inmuebles que sumar a su cartera. Entre ellos, además, de las oficinas figuran "un activo situado en la calle Manuel de Falla (Madrid), cuyo precio de adquisición asciende a 31 millones de euros, y su valor de mercado asciende a 39 millones".

LAR España Real State, es la cuarta gran socimi española. El año pasado ganó 43 millones de euros, más de diez veces más que el ejercicio precedente. Esta socimi cerró el pasado verano la adquisición del centro comercial Megapark en Barakaldo, uno de los activos más valiosos de su cartera. LAR, cuyo capital está en manos, entre otros, de grandes fondos de inversión americanos, facturó el año pasado 35,7 millones de euros, frente a los 8,6 millones de 2014.

Las cifras de negocios de las cuatro principales socimi revelan la gran eclosión que estas empresas tuvieron durante el año pasado.

Merlin prepara emisiones de bonos por 800 millones

La compañía que preside Ismael Clemente sigue digiriendo con cierto éxito la adquisición de la filial de Sacyr, Testa. La cartera patrimonial de la socimi que cotiza en el Ibex presentaba un valor de 6.053 millones de euros, según el informe de un tasador independiente, lo que arroja una revalorización del 8% sobre un año antes y en términos comparables.

La compra de Testa, junto con las compras de activos realizadas a lo largo del año, permitieron a Merlín casi triplicar su cartera patrimonial, que finalizó el año compuesta por un millar de activos que suman una superficie bruta alquilable de 2,10 millones de metros cuadrados.

De su lado, en el capítulo financiero, Merlín soportaba un endeudamiento neto de 3.013 millones de euros, importe equivalente al 49% del valor de los activos, pero que triplica el de 857 millones de un año antes, fundamentalmente por la operación de compra de Testa.

La socimi acaba de lograr calificación crediticia de 'investment grade' (BBB) de la agencia Standard & Poor's, lo que, según asegura, se trata de la mayor nota lograda hasta la fecha por una inmobiliaria española.

Según Merlín, S&P ha valorado la "amplia diversificación de sus activos", la "estabilidad y predictibilidad de su flujo de cada", los "altos niveles de ocupación de su cartera" y la "solidez de su estructura de capital".

La compañía indicó que el carácter provisional con el que ha logrado el rating se convertirá en definitivo, una vez que la firma ejecute su anunciada emisión de bonos de 800 millones de euros, con los que pretende refinanciar parte de la deuda vinculada a Testa.

Asimismo, la socimi avanzó que repartirá 0,43 euros por acción como dividendo con cargo al ejercicio 2016, lo que supondrá abonar a los socios un importe total de 140 millones de euros. La firma realizará dos pagos, uno en septiembre y un segundo ya en 2017. / EP