Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
MERCADO INMOBILIARIO

Los despachos a la carta acogen al emprendedor

Los centros de negocios alquilan oficinas por horas, días o meses y abaratan hasta un 81% la inversión para iniciar una actividad

En los centros de negocios se alquilan despachos independientes y salas de reuniones.

El cofundador de Apple, Steve Wozniak, ponía fin recientemente al mito de que la firma tecnológica se creó en un garaje. Aunque era mucho mejor historia, lo cierto es que Steve Jobs ideó su parte del negocio en su habitación. Hoy, muchos emprendedores siguen la estela de Jobs y trabajan desde sus propias viviendas. No hace falta más que una conexión a Internet, un teléfono, una silla y una mesa.

Algo que no es factible cuando el negocio necesita una imagen, el emprendedor recibe la visita de clientes o hay algún empleado. Y es aquí donde se acrecientan los problemas. La inversión en esta partida puede arruinar cualquier idea, por muy buena que sea. "El desembolso inicial en una oficina tradicional es de 12.600 euros", señala Almudena Hernández, gerente de la Asociación Española de Centros de Negocios (ACN). Un coste imposible de digerir para el grueso de los que prueban suerte en el trabajo por cuenta propia. "Los emprendedores necesitan espacios económicos y lo normal es que no quieran destinar más de 500 o 600 euros por un despacho individual", aclara Íñigo Gutiérrez Talledo, director general del portal inmobiliario misoficinas.es.

Hay espacios privados y amueblados desde 350 euros al mes

Los hoteles para empresas, más conocidos como centros de negocios, se han convertido en valedores del trabajo de los autónomos, emprendedores, freelance y pymes al ofrecer domiciliación virtual, despachos, oficinas y salas por horas, medias jornadas, días o semanas. "El ahorro con respecto a una oficina tradicional es del 81%", calculan en la ACN. La fórmula les permite empezar a trabajar de inmediato y sin inversión inicial (salvo el depósito), flexibilidad para crecer o decrecer, secretaría, y acceso a servicios adicionales a precios especiales (papelería, mensajería, traducciones, gestoría, coffee break, proyector y bebidas). Además de despachos independientes, en estos centros hay salas de reuniones y aulas de formación. A diferencia de los coworking –que ofrecen espacios más abiertos y colaborativos a precios que van desde 120 a 200 euros al mes–, los centros de negocios arriendan áreas privadas.

Si el alquiler del despacho es solo por horas, suele partir de los 18 euros. Si se paga por meses, el rango de precios es amplio y varía según la superficie del despacho y su equipamiento, así como por la ubicación del edificio. "Es distinto en las zonas premium de las grandes ciudades, donde hay una mayor concentración de centros, que en ubicaciones menos emblemáticas o en ciudades más pequeñas", indica Hernández.

Es la única forma de que un neófito de los negocios pueda localizarse, por ejemplo, en el parque empresarial de las Cuatro Torres de Madrid. En Torre de Cristal, un despacho de unos 15 metros cuadrados cuesta desde 750 euros mensuales, cuenta Gutiérrez Talledo. Fuera de este área, los precios van bajando. En Unicentro, situado en Paseo de la Habana, hay oficinas para una o dos personas de entre 10 y 15 metros por 500 euros al mes. Aquí se ofrecen 70 tipos diferentes de despachos amueblados con capacidad para un puesto de trabajo y para 30. En Urban Lab Madrid, a pie de la futura prolongación del Paseo de la Castellana, hay oficinas que parten de ocho metros cuadrados por 350 euros mensuales. En Barcelona, en el centro de negocios Agora, no hablan de metros, sino de puestos de trabajo. Para dos, el precio sale por 400 euros al mes.

El alquiler de despachos flexibles permite empezar a trabajar sin inversión inicial

Estos inmuebles son una opción más económica que la oficina tradicional y más profesional que trabajar en casa. "No solamente el sector ha crecido por el número de emprendedores, sino por ser un refugio para la crisis, al que han recurrido muchas empresas con dificultades de financiación para acceder a la compra de una oficina tradicional, pero también para las que se han visto obligadas a recortar gastos y minimizar estructuras", explica la gerente de la ACN. En España hay 500 centros de negocios con más de 30.000 clientes alojados.

Pero antes de nada, el autónomo debe tener claro el espacio que va a precisar. No es lo mismo crear una App que montar un despacho de arquitectura. Para el primero, bastan unos 10 metros cuadrados con una silla, una mesa y ciertos requisitos técnicos. Para el segundo, se precisa mesa de diseño, espacio para las maquetas, mesa de despacho, recepción y sala de reuniones, por lo que hay que partir de 80 o 100 metros. En el portal misoficinas.es hacen el cálculo: "una empresa con trabajo de oficina precisa 10 metros cuadrados por persona y los despachos de abogados y arquitectos, unos 15 metros por persona.

Oficinas virtuales

El ahorro puede ser mayor si lo que el emprendedor alquila es una oficina virtual. El cliente radica la actividad de su empresa en el centro, pero no contrata ningún espacio físico de forma permanente. Esta modalidad le permite disponer de un domicilio social y fiscal en zonas representativas y, según la tarifa que contrate, puede contar con un número de teléfono privado atendido por recepcionistas. Los precios van desde 35 hasta 150 euros mensuales.

La simpatía de los autónomos por estos espacios flexibles no implica el destierro del tradicional alquiler de una vivienda reconvertida legalmente en oficina o despacho en zonas céntricas. Barrios como el madrileño de Salamanca, por ejemplo, están plagados de pisos transformados en despacho de abogados o de psicólogos. Aquí se alquilan desde oficinas de 55 metros cuadrados con dos despachos y recepción por 800 euros al mes, hasta 830 metros distribuidos en tres plantas en un edificio representativo situado en la calle Goya por 20.335 euros al mes.

Más complicado es localizar edificios exclusivos de oficinas en los centros de las grandes urbes con superficies pequeñas y adecuadas al bolsillo de un emprendedor. "Por debajo de los 70 metros cuadrados es prácticamente imposible, ya que parten de 150 o 200 metros", señala el director del área de Oficinas de JLL, José Miguel Setién. Según este experto, los inmuebles en los que se alquilan las menores superficies de oficinas de Madrid y Barcelona son los situados en las calles de Eloy Gonzalo 27 (Madrid) y Vázquez Díaz (carretera Pozuelo, 32-34, Majadahonda), con oficinas desde 83 metros cuadrados, así como en la calle de Entença 332 (Barcelona), con oficinas desde 80 metros.