El crecimiento de Estados Unidos se moderó menos de lo esperado

La tensión en el mercado de la energía hizo de lastre en la inversión empresarial mientras se debilitaron las exportaciones y el consumo

La economía de Estados Unidos registró en el cuarto trimestre una crecimiento a una tasa anualizada del 1% del producto interior bruto. Es tres décimas más de lo anticipado hace un mes y va en sentido contrario al recorte hasta el 0,4% que esperaba Wall Street. El indicador, sin embargo, muestra un rendimiento anémico en la recta final de 2015 y reafirma la idea de que la Reserva Federal evitará subir tipos de interés en su próxima reunión a mediados de marzo.

El dato está sujeto a una nueva revisión antes de ser definitivo. La expansión se moderó a la mitad cuando se compara con el 2% del tercer trimestre y se aleja del 3,9% del segundo. La revisión al alza no es suficiente para modificar la tasa del conjunto del año, que se mantiene en el 2,4%. Es el mismo ritmo de crecimiento que en 2014 y las proyecciones anticipan que no será muy diferente en 2016.

El ajuste en el dato trimestral se explica porque los inventarios de productos que quedaron sin vender son mayores de lo esperado. El consumo, responsable de dos tercios del crecimiento, fue revisado dos décimas a la baja, a una tasa anualizada del 2%. Es también más débil que en los trimestres precedentes, pese al ahorro por el precio de la gasolina. Las ventas en el comercio fueron flojas.

El desplome del petróleo se refleja en la caída del 6,6% en la inversión de las empresas en equipamiento y del 1,9% en estructuras, mientras que el efecto combinado de la debilidad económica internacional y la apreciación del dólar provocó que las exportaciones cayeran un 2,7% a final de 2015. Las importaciones también se contrajeron, un 0,6%, en parte porque EE UU demanda menos energía del exterior.

Todos estos elementos anticipan que el arranque de 2016 podría ser menos entusiasta de lo que se decía hace solo dos meses, mientras más economistas advierten de que el riesgo de una recesión es cada vez mayor. La Reserva Federal se reúne los próximos 15 y 16 de marzo en un clima dominado por la incertidumbre y la cautela. Este encuentro incluye rueda de prensa de Janet Yellen al final.