Álvarez hace una demostración de fuerza para suceder a Cándido Méndez

El líder de UGT en Cataluña presenta su candidatura escoltado con un amplio apoyo de dirigentes sectoriales y territoriales

Josep Maria Álvarez, secretario general de UGT en Cataluña, ya ha hecho oficial su candidatura a suceder a Cándido Méndez. Lleva meses preparando su opción y recabando apoyos, pero hasta hoy, a menos de dos semanas del congreso que renovará los cargos dirigentes del sindicato, no lo ha hecho oficial. Y en el acto ha exhibido músculo. Ha presentado su candidatura escoltado por 14 secretarios generales de uniones regionales, de federaciones sectoriales (Servicios Públicos e Industria y Construcción, las dos más grandes de la confederación) y de UPTA, la organización de autónomos vinculada al sindicato.

Desde que trascendió que Álvarez, líder de UGT en Cataluña desde 1990, quería suceder a Cándido Méndez ha sido considerado por la mayoría de la organización como el favorito frente a los otros dos aspirantes, Miguel Ángel Cilleros (máximo dirigente de la federación de Transporte) y Gustavo Santana (secretario general del sindicato en Canarias). Y eso se ha confirmado hoy, cuando ha oficializado su candidatura ante 14 secretarios generales: además de las dos federaciones mayoritarias y la de autónomos, también estaban presentes máximos responsables de Valencia, Murcia, Cantabria, Navarra, Aragón, La Rioja, Cataluña, Castilla y León, Asturias, Ceuta y Melilla. Todas estas organizaciones suman 309 delegados en un congreso con 601 que se celebrará entre el 9 y el 12 de marzo.

No obstante, esta exhibición de fuerza hay que tomarla con cautela. La elección de los órganos dirigente de UGT es mediante voto individual y secreto y no en bloques. Además, las diferentes delegaciones no actuarán como un solo hombre. Esto también ha podido comprobarse hoy mismo. Y rápido: apenas un par de horas de la presentación de Álvarez en la que ha estado presente el secretario general de UGT en Madrid, Carmelo Ruiz de la Hermosa, ha llegado una nota de las federaciones madrileñas de Servicios privados, la de Transporte y la de la Industria Química y Agroalimentaria desmarcándose de ese apoyo.

A estas alturas, parece claro que pese a que no se puede hablar de bloques homogéneos, como muestra el episodio madrileño. Parece claro que hay dos candidatos con más posibilidades, Álvarez y Cilleros. Este último se apoya en las tres federaciones medianas del sindicato (Servicios privados, Transporte e Industria Química y Agroalimentación). El tercer candidato, el líder canario, parece a priori, el que cuenta con menos apoyos explícitos.

La presencia de dirigentes de uniones y federaciones de UGT no ha sido el único gesto de fuerza. Ha habido otro. En el acto, el secretario general de la Federación de Servicios Públicos ha entregado a Álvarez más de 160 avales. De ser válidos todos, esto aseguraría que el candidato catalán reuniría los apoyos necesarios, el 25% de los delegados, para confirmar en el Congreso su opción. Fuentes de la propia candidatura apuntaban al acabar el acto que Álvarez contaría con muchos más avales, en total 337. 

Sobre su proyecto, Álvarez ha afirmado que su propuesta supone "un cambio en profundidad de políticas, estructura y cultura del sindicato" que tenga vigencia durante los próximos 30 años. Y sobre la posibilidad de que solo opte por un mandato de cuatro años, Álvarez ha declarado: "La dirección será de largo recorrido por sus propuestas y su grado de convencimiento".

Fe de errores

En una versión anterior de este artículo se afirmaba que la unión madrileña de UGT se desmarcaba del apoyo de su secretario general a Josep María Álvarez, cuando solo han sido las federaciones regionales de Servicios (FeS), Transportes y Comercio (SMC) y Química y Agroalimentación (FITAG)

Más información