Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

ACS gana un 1,1% más, pero la reestructuración lastra sus resultados

La empresa de construcción y servicios ya obtiene el 83% de sus ingresos del exterior

ampliar foto

ACS obtuvo un beneficio neto de 725 millones de euros en 2015, lo que arroja un leve aumento del 1,1% sobre el año anterior, por el efecto de la reestructuración realizada en varias divisiones del grupo, como es la venta del negocio de renovables a su filial cotizada Saeta y la reestructuración de la constructora alemana Hochtief. Los resultados de la compañía que preside Florentino Pérez arrojan un crecimiento del 5,8% en caso de descontar ambos impactos, según informó la empresa.

La empresa de construcción y servicios elevó un 0,1% su cifra de negocio durante el pasado año, hasta sumar 34.925 millones de euros, sustentada por la actividad internacional, que ya genera el 83,2% de los ingresos. Norteamérica constituye el primer mercado del grupo, dado que genera casi el 40% de la facturación total de la compañía, por delante de la zona de Asia-Pacífico, donde gracias a su filial Cimic genera otro 28%.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda), de su lado, se contrajo un 5,6%, hasta situarse en 2.409 millones de euros. En caso de descontar el impacto de la venta de los activos de energía verde, esta partida crece un 3,6%.

Reducción de la deuda

Por contra, ACS logró recortar un 29,5% (en casi 1.100 millones) su endeudamiento en el último año, de forma que a cierre de 2015 se situaba por debajo de la cota de los 3.000 millones de euros, y suponía 2.624 millones.

La compañía atribuye esta disminución, además de a la venta de activos, al aumento de la generación de caja y a la "moderación" de sus inversiones, que en 2015 se situaron en 261 millones, la mitad que un año antes.

Por áreas de negocio, la tradicional actividad constructora se mantiene como primera fuente de ingresos, dado que facturó 25.319 millones, un 1,9% menos, por la reducción de la actividad minera de Cimic y caída de actividad en Alemania, que no se pudo compensar por la "positiva evolución" del negocio en América y el impacto positivo de la apreciación del dólar.

A cierre de 2015, ACS contaba con una cartera de contratos pendientes de ejecutar por valor de 48.874, un 7,0% superior a un año antes, de la que el 92% corresponde a contratos internacionales.

Por contra, el negocio de servicios medioambientales es el que más creció el pasado año, un 34,2%, hasta 3.139 millones, gracias a la incorporación de la filial de limpieza Clece. El área industrial, de su lado, contrajo un 3,7% sus ingresos, que se situaron en 6.501 millones, por la referida venta del negocio de renovables.