Seguridad Aérea aclara que sí podrás facturar tu móvil, PC y tablet con la maleta

El organismo matiza que la prohibición se ciñe a lo cargamentos de baterías de litio y no a dispositivos individuales

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea, dependiente del Ministerio de Fomento español, ha aclarado este jueves que los pasajeros sí podrán portar sus teléfonos móviles, tabletas y ordenadores personales (PCs) en las maletas facturadas en bodega de los aviones. La aclaración del organismo llega después de que la Organización de Aviación civil Internacional (OACI) anunciase que las aeronaves comerciales no podrán transportar ningún "cargamento" de baterías de litio.

La confusión se ha generado tras la publicación este martes de un comunicado de la OACI, agencia dependiente de la ONU, en el que se prohibía expresamente transportar este tipo de carga en la bodega de los aviones sin especificar la cantidad de baterías de litio susceptibles de ser consideradas "cargamento" y del que este diario y varias agencias de prensa se habían hecho eco con anterioridad.

El consejo rector de la OACI, en el que están representados 36 países —entre ellos España— asegura que esta medida había sido una petición recurrente desde los diferentes agentes del sector (empresas y pilotos) por motivos de seguridad. Esta prohibición "temporal" se mantendrá al menos hasta 2018, cuando está previsto que se establezcan las nuevas normas sobre el transporte de baterías de litio. El riesgo de transportar baterías de litio reside, siempre según el organismo internacional, en un potencial incendio derivado del sobrecalentamiento de las baterías de litio.

“La seguridad operacional es siempre nuestra prioridad fundamental en la aviación civil internacional”, señala Olumuyiwa Benard Aliu, presidente del consejo de la OACI, en una nota. “Esta prohibición provisional seguirá vigente mientras continúa separadamente el trabajo en el marco de la OACI para la definición de una norma nueva sobre las características funcionales de los embalajes de las baterías de litio, que actualmente se espera finalizar para 2018”.

La decisión, subraya el organismo en un comunicado, es el resultado de extensos estudios realizados por la comisión de Aeronavegación y por los grupos de expertos sobre mercancías peligrosas, operaciones de vuelo y aeronavegabilidad de la OACI.

En los últimos años se han detectado varios casos de explosiones que han puesto en peligro la seguridad aérea. Así un Boeing 787 de la compañía japonesa All Nippon Airways que cubría una ruta entre EE UU y Japón sufrió en enero de 2013 dos incendios en la bodega, a causa del sobrecalentamiento de las baterías de varios de los dispositivos que transportaba y esto obligó al piloto a realizar un aterrizaje de emergencia. Además, varios test elaborados por las autoridades estadounidenses demostraban que los sistemas de extinción de incendios instalados en los aviones no permiten apagar un incendio causado por la explosión de las baterías de litio.

Más información